Coche patrulla de la Guardia Civil, en un camino de la provincia de Guadalajara.
Coche patrulla de la Guardia Civil, en un camino de la provincia de Guadalajara.

El Ministerio de Interior del Gobierno de España ha cerrado un total de 15 comandancias, destacamentos y puestos de la Guardia Civil en Castilla-La Mancha desde el año 2002, siendo la provincia con más cierres la de Albacete.

La provincia de Guadalajara ha visto como en los últimos años el destacamento de Tráfico de Alcolea del Pinar echaba el cierre en el año 2013, el puesto de Budia en 2016 y el puesto auxiliar de Condemios de Arriba en 2019.

Según la estadística publicada por el Ejecutivo central en el Boletín Oficial de las Cortes Generales, el primer cierre de una dependencia de la Benemérita de este siglo tuvo lugar en 2002, cuando cerró el puesto de Bonete, en Albacete.

Esta provincia, además, es la que más cierres registra, junto al puesto de Pozuelo en 2007 y los de Villapalacios y Pozocañada, ambos en 2018.

En Ciudad Real, Cuenca y Guadalajara el Instituto Armado ha cerrado este siglo tres puestos en cada provincia. En Ciudad Real, en 2015 echó el cierre el puesto de Ballesteros de Calatrava y en 2018 los puestos de la Torre de Juan Abad y el de Miguelturra.

En Cuenca se han cerrado los puestos de Tragacete (2014), La Almarcha (2016) y Cañaveras (2018).

Toledo es la provincia menos afectada por los cierres del Ministerio de Interior. Así, durante los primeros años de siglo en el territorio toledano sólo se han visto afectados los acuartelamientos de Calera y Chozas y el de Corral de Almaguer en 2008 y 2004 respectivamente.