José Luis Escudero.
José Luis Escudero, en una anterior comparecencia.

El Gobierno de Castilla-La Mancha, después de que las compañías eléctricas en pleno hayan amenazado con parar las centrales nucleares tras las medidas adoptadas por el Ejecutivo central, ha lamentado el tono de «amenaza» del planteamiento, aunque al mismo tiempo confía en que no derive en anticipar el cierre regulado de las nucleares, establecido con fechas desde hace años.

Quien ha defendido tal postura este miércoles ha sido el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero. Preguntado por esta cuestión durante la rueda de prensa que ha ofrecido para dar cuenta de los acuerdos aprobados por el Consejo de Gobierno, ha dicho «respetar el comunicado de las eléctricas pero no compartirlo», pues considera que las medidas adoptadas por el Ejecutivo de Pedro Sánchez tratan de reducir de forma temporal el exceso de retribución de eléctricas.

El Gobierno, forzado a intervenir

«Honestamente, ni las administraciones ni las compañías eléctricas podemos obviar el coste de la luz, uno de los principales problemas que afectan al país, y que no es específico de España, pues se da en otros países. Hay que tratar de afrontar las discrepancias por la vía del diálogo y se ha de dejar a parte la vía de la amenaza y de trasladar de intranquilidad a ciudadanía», ha argumentado Escudero.

El responsable regional de Desarrollo Sostenible ha insistido en que sería «irresponsable» que el Gobierno no adoptara medidas para evitar que la población más vulnerable que ha sufrido el golpe de la pandemia, siga viendo cómo se reducen sus ingresos por pagar el recibo de la luz.

«El Gobierno de Castilla-La Mancha apoya las medidas que ha adoptado el Gobierno de España porque están dentro del marco legal español y comunitario», ha reiterado Escudero, que ha precisado que hay un régimen retributivo formado por las eléctricas que tienen propiedad en las centrales nucleares y la reducción «no debería poner en peligro el cierre de las nucleares de forma anticipada al cierre que se reguló hace años».

«Espero que –la amenaza– forme parte de la discusión y sean declaraciones pasajeras, que no se lleven a efecto», ha zanjado Escudero.

De otro lado, y tras pedir «lealtad» al Gobierno de España, ha mostrado el respaldo del Gobierno de Castilla-La Mancha a la bajada que el Ejecutivo de Pedro Sánchez va a acometer del impuesto especial de la electricidad, transferido a las Comunidades Autónomas. No obstante, ha dicho estar a la espera de conocer de qué manera se va a compensar esta perdida a las autonomías.

Escudero ha reaccionado de este modo, también a preguntas de los medios, después de que el Gobierno central haya decidido reducir este impuesto, de un 5,1% a un 0,5%, que es «lo mínimo que exige la legislación comunitaria», dentro del paquete de medidas integrales que ha adoptado para recortar el recibo de la luz.

Luego de mostrarse convencido de que el Gobierno de Sánchez está trabajando para compensar esa minoración de ingresos a las Comunidades Autónomas, ha defendido que toca ser «leales», no con el Gobierno de España sino con quien «enciende cada día la luz en su domicilio o empresa».

Más información: