Sara Simón, en una imagen de archivo.

Como viene informando LA CRÓNICA, el Pleno del Ayuntamiento de Guadalajara ha aprobado las conclusiones de la comisión que investiga las presuntas irregularidades cometidas por Antonio Román y Jaime Carnicero en la apertura del Mercado de Abastos, dos días antes de las pasadas elecciones, con la obra sin recepcionar.

Las conclusiones, según resaltan los socialistas, apuntarían a varios delitos cometidos por los anteriores responsables municipales, el ex alcalde Antonio Román y el ex vicealdade, Jaime Carnicero, que serán remitidas directamente por el Ayuntamiento al Ministerio Fiscal.

Durante el debate plenario, la portavoz del PSOE, Sara Simón, ha defendido el trabajo de la Comisión de Investigación, en la que han participado todos los grupos políticos, al tiempo que ha asegurado que “han quedado acreditadas las presuntas irregularidades cometidas en torno a la utilización de una instalación municipal,  que se encontraba en obras, con fines claramente partidistas y sectarios”.

De hecho, Sara Simón ha lamentado que “lo peor de todo” es que “las decisiones del señor Carnicero han causado un perjuicio económico al Ayuntamiento de Guadalajara ya que la empresa que explotó el recinto fue elegida a dedo, no pagó tasas y tuvo gratis, cortesía de los señores del PP con cargo a las arcas municipales, los servicios de luz, agua y recogida de basuras”.

Simón se ha preguntado retóricamente “qué hubiese pasado si el PP siguiese gobernando esta ciudad” para a renglón seguido responderse asegurando que “no sabríamos nada de estas irregularidades”. Antes estos hechos y “este comportamiento del PP con el que daban por hecho que esta ciudad era su cortijo”, ha insistido en no entender “cómo es posible que el PP se siga preguntando por qué Ciudadanos no quiso pactar con su formación».

El debate lo ha cerrado el alcalde, Alberto Rojo, que ha defendido la labor de la Comisión de Investigación, de todos los grupos en el Ayuntamiento y ha resumido las conclusiones derivadas de estos trabajos en que “el anterior equipo de Gobierno abrió el Mercado de Abastos con todos los informes en contra mientras el nuevo equipo de Gobierno decidió expulsar a la empresa y cerrarlo con todos los informes técnicos a favor”.