Llevan los agentes de la Benemérita en toda España una sobredosis de trabajo a sus espaldas, como cualquiera puede intuir desde sus casas o comprobarlo personalmente, si tiene que salir al mundo exterior.

A veces, afortunadamente, la pesadumbre cotidiana de la pandemia deja hueco para la sonrisa, como es el caso.

Ahí lo tienen, para quien dude si existe la España Vaciada y cuál es su valor.

En la provincia de Guadalajara aún hay rebaños, con ovejas que (por el momento) no han tenido que pasar por el matadero ante la negra perspectiva de los mercados. Las ovejas del vídeo no entienden qué pueda ser eso de la nueva normalidad que pregona Pedro Sánchez. La suya es la normalidad de toda la vida de Dios: cuando pasa el rebaño, se detiene hasta la Guardia Civil.

No queda duda de quién manda en el campo, cuando no se cabe en el camino…