Un varón de 32 años, vecino de la capital, fue detenido el pasado viernes en Guadalajara, acusado de un intento de robo en un vehículo aparcado en la calle Alamín. Lo sorprendente del caso es que esta vez fue el propietario del vehículo el que tuvo una intervención más decisiva para llegar a ese desenlace.

A las ocho de la tarde del viernes, la Policía Local recibía una llamada del propietario de un vehículo, el cual informaba que en la calle Alamín tenía retenido en el interior de su vehículo a un hombre que estaba intentado robar, bien los objetos que tenía en su interior o bien el propio vehículo.

Cuando llegaron los agentes, comprobaron que el sujeto había abandonado el vehículo. Sin embargo, ni fue muy lejos ni se tardó demasiado en localizarle, ya que fue identificado por varios testigos como vecino de la zona. Los policías locales se dirigieron al domicilio de esta persona, donde fue detenido.