Blanca Fernández, en la rueda de prensa del 19 de enero de 2022.
Blanca Fernández, en la rueda de prensa del 19 de enero de 2022.

Ha sido la portavoz del Gobierno regional quien, este miércoles, ha hecho la última valoración sobre la pandemia en Castilla-La Mancha. Blanca Fernández ha apuntado que en la última semana –de martes a martes– se han reducido en 1.783 casos diagnosticados la incidencia. «Tenemos una situación de estabilidad en las UCIs y una reducción de la incidencia acumulada tanto a 14 como a 7 días en más de 90 casos por 100.000 habitantes».

De hecho, ha continuado, en la incidencia acumulada a 14 días, Castilla-La Mancha está a niveles del viernes, 7 de enero. «En las últimas 24 horas, a 14 días, hemos reducido en 100 puntos la incidencia», ha destacado Blanca Fernández, quien ha dicho que estos datos «nos van dando cierta tranquilidad».

La mitad de pacientes en planta que hace un año

Igualmente, ha analizado los datos del 18 de enero de 2022 con los datos del 18 de enero del 2021, fecha en la que hubo 1.613 casos diagnosticados frente a los 4.075 casos diagnosticados este martes, pero sin embargo, ha incidido, en camas el 18 de enero de 2021 había 1.278 personas ingresadas con COVID y hoy hay 621 personas ingresadas. «No todas ingresadas por COVID», ya que pueden estar por otras dolencias pero haber dado positivo en la prueba diagnóstica, pero se contabilizan todos como positivos.

También ha informado de que el Consejo de Gobierno ha aprobado una subvención en especie para suministrar 65.000 test de antígenos a todos los centros sociosanitarios que atienden a personas mayores y a personas con discapacidad, para que sea más fácil el diagnóstico.

Polémica con las estadísticas, con Madrid al fondo

En relación a la polémica que se ha suscitado en cuanto a la notificación de casos COVID-19 al Ministerio de Sanidad que efectúan las comunidades autónomas y cómo lo hacen, Fernández sostiene que la región notifica todos los casos que se han diagnosticado en los centros de salud y hospitales, ya sean con test de antígenos, con prueba PCR o incluso con valoración de la clínica por parte del médico. Además, todas las bajas laborales que se tramitan por COVID, «se comunican también como positivos».

Así lo ha enfatizado la portavoz del Gobierno castellanomanchego a preguntas de los medios durante la rueda de prensa para dar cuenta de los acuerdos aprobados en Consejo de Gobierno.

«Castilla-La Mancha está siguiendo los protocolos exhaustivamente como entendemos que debemos hacer y hemos hecho siempre», ha apuntado Fernández.

A su juicio, «la polémica subyace porque algunas comunidades como Madrid o Andalucía sí que están dando la baja laboral con un test en casa, pero sin embargo no comunican ese positivo».

«En Castilla-La Mancha todas las bajas laborales que se tramitan por COVID, se comunican también como positivos». «Cuando hay un positivo en casa, se le hace el test en el centro de salud o el médico, a criterio profesional, da la baja y se comunica el caso. Ese es el protocolo que existe y es a lo que nos ceñimos», ha sostenido.

Más información: