Encierros en Guadalajara por el campo en Marchamalo, en 2016.
Encierro por el campo en Marchamalo, en 2016.

Guadalajara es una de las provincias castellanas con mayor pasión por los festejos taurinos populares, en general, y por los encierros, en particular. A causa de la pandemia, su celebración ha quedado suspendida. Ahora, a la vista de la evolución de los datos, renace la esperanza de poder celebrarlos con algo parecido a la normalidad anterior a la llegada del virus.

Pero para que eso ocurra será necesario un cambio normativo que, hasta ahora, no se ha producido. Durante esta semana, LA CRONICA ha intentado en varias ocasiones obtener de la Delegación de la Junta una posición oficial y una previsión de lo que puede ocurrir. Las peticiones de esta Redacción no han sido, por ahora, atendidas.

La incertidumbre es palpable también entre los aficionados en los propios pueblos donde los encierros son tradición. Este viernes, 18 de junio, la Federación Taurina de Guadalajara presentaba ante la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha un manifiesto sobre el asunto.

La evolución de la pandemia, a día de hoy

Según los datos oficiales, el viernes 11 de junio la Incidencia Acumulada a 14 días era de 87 casos por 100.000 habitantes, mientras que la misma Incidencia se reduce en 9 puntos el viernes 18, hasta llegar a 78 casos por 100.000 habitantes en el conjunto de Castilla-La Mancha.

Respecto a la Incidencia Acumulada a 7 días, el viernes 11 de junio era de 38 casos por 100.000 habitantes, mientras que este viernes 18, la Incidencia es de 27 casos por 100.000 habitantes, «lo que predice que la próxima semana la incidencia tenderá a bajar nuevamente», según las estimaciones de la propia Consejería de Sanidad. 

	Imágenes del encierro de Brihuega de 2010 aportadas por Alberto Martialay Téllez.
El encierro de Brihuega de 2010, en fotografía de Alberto Martialay Téllez.

Encierros en Guadalajara: Hace falta cambiar la norma regional

En el escrito de la Federación Taurina de Guadalajara se solicita explícitamente la modificación del Decreto 55/2021 del 8 de mayo, para que se incluya en el mismo la posibilidad de realización de festejos taurinos populares, como son los encierros por el campo y los encierros por vías urbanas, ya que actualmente están prohibidos por la norma regional.

En el decreto de la Junta aún vigente, la alusión a los encierros por el campo era marginal pero especialmente tajante: «Para los recorridos de los encierros tradicionales de reses por el campo se recomienda que la zona de suelta esté reservada a caballistas y miembros de la organización, respetándose la ocupación de cuatro metros cuadrados de superficie por cada persona. Los espectadores deberán permanecer en el interior de los vehículos o en las gradas disputas al afecto, que podrán tener el mismo aforo que el fijado para plazas, recintos e instalaciones taurinas».

El documento ahora planteado por la Federación Taurina de Guadalajara cuenta con el apoyo expreso de casi cuarenta ayuntamientos de la provincia:

  • Espinosa de Henares
  • Uceda
  • Fontanar
  • Romancos
  • Romanones
  • Malacuera
  • Loranca de Tajuña
  • Yunquera de Henares
  • Arbancon
  • Jadraque
  • Horche
  • Tendilla
  • Illana
  • Almoguera
  • Hueva
  • El Casar
  • Mohernando
  • Trillo
  • Almonacid de Zorita
  • Auñon
  • Malaguilla
  • Aranzueque
  • Ciruelas
  • Cogolludo
  • Atanzon
  • Lupiana
  • Casa de Uceda
  • Orea
  • Budia
  • Tórtola de Henares
  • Valdenuño Fernández
  • Valdeavellano
  • Brihuega
  • Checa
  • Peñalver
  • Escariche
  • Fuentelviejo
  • Alhóndiga