Con la llegada del mes de agosto, en el que se concentran la mayoría de espectáculos taurinos populares, la Guardia Civil ha recordado las normas básicas para disfrutar con seguridad de los encierros y sueltas de reses bravas, entre las que han destacado no cometer imprudencias, estar en buenas condiciones físicas, no haber consumido bebidas alcohólicas ni sustancias estupefacientes y utilizar ropa y calzado adecuado.

La Benemérita recuerda que estos espectáculos taurinos populares se encuentran regulados por el Decreto autonómico 60/2016 que vino a aprobar el Reglamento de los festejos taurinos populares de Castilla-La Mancha modificando el anterior Decreto del año 2013.

Desde el mes de agosto de 2013, el nuevo articulado fija, como norma general, la edad mínima de 16 años para participar en alguno de estos espectáculos taurinos, constituyendo una infracción grave el hacerlo con una edad inferior.

El Decreto autonómico también regula el maltrato a las reses, quedando prohibido herir, pinchar, golpear, lanzar objetos sobre ellas u otra acción que pueda considerarse como un maltrato sobre estos animales. También se prohíbe embolar a las reses con antorchas o elementos que desprendan fuego, así como atarlas a un punto fijo.

Con seguridad
En cuanto a los consejos y normas básicas para aumentar la seguridad de este tipo de espectáculos populares y así evitar cualquier tipo de accidentes, la Guardia Civil ha pedido a los asistentes a estos espectáculos informarse de las normas establecidas en cada localidad si es la primera vez que se corre un encierro, dejándose aconsejar por los más veteranos y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Asimismo, ruega que nunca se cometan imprudencias que pongan en peligro la propia integridad o la de los demás. Es recomendable conocer previamente el recorrido por donde va a discurrir el encierro y se celebrará la suelta.

De igual modo, han hecho hincapié en que el participante en un encierro o suelta de reses bravas debe estar en óptimas condiciones físicas. En caso contrario debe buscar un lugar seguro, elevado y con suficiente visibilidad para disfrutar del evento como espectador.

Por su propia seguridad, los participantes y asistentes deben utilizar ropa y calzado cómodo que permita un buen desarrollo de los movimientos y abstenerse de participar si se han ingerido bebidas alcohólicas o se encuentra bajo los efectos de cualquier tipo de droga o sustancia estupefaciente.

Ojito con los selfies
No se pueden llevar mochilas, bolsos, cámaras de fotos o video, teléfonos móviles, vasos, botellas o cualquier instrumento que impida moverse con facilidad.

Asimismo, es recomendable calentar y estirar antes de la carrera o la suelta para evitar tirones musculares que puedan paralizar en el desarrollo del evento o hacer caer delante de las reses.

Siempre recto
La Guardia Civil también ha recordado que no se puede esperar a los astados en rincones, ángulos muertos, soportales o en otros lugares poco seguros, situados a lo largo del recorrido y que en los encierros debe correrse siempre en línea recta delante de las reses, sin cruzarse ni pararse hasta haber sido rebasados por los astados.

Tampoco nunca se debe correr ni en dirección a la manada ni detrás de ella, procurando dejar espacio para los pastores y responsables del encierro.

Cuando se acceda a la plaza o al recinto cerrado donde finalice el encierro hay que abrirse en abanico, es decir, a izquierda o derecha.

Por último, la Benemérita ha incidido en que la responsabilidad, prudencia y el sentido común son las mejores virtudes si va a correr delante de una res brava, bien en el campo, en la vía pública, o en recintos cerrados, así como si va a tomar parte en una suelta ante este tipo de animales.