Teresa Ribera
Teresa Ribera es la ministra directamente responsable del Trasvase Tajo-Segura.

La Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura (ATS) ha acordado autorizar un trasvase de 27 hectómetros cúbicos para el mes de diciembre de 2021, una vez que ha determinado que la situación de los embalses de la cabecera del Tajo han recuperado la normalidad hidrológica, lo que corresponde a nivel 2 de acuerdo con las reglas de explotación.

Además, según ha informado el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la Comisión ha tomado también nota de la previsión del sistema para los próximos cinco meses, según la cual se mantendría en esta situación de normalidad hidrológica hasta el mes de abril de 2022.

Durante la reunión la Confederación Hidrográfica del Tajo ha comunicado que han finalizado las tareas de mantenimiento y reparación de averías que se estaban realizando, lo que el pasado 10 de diciembre permitió reanudar el trasvase. En próximas fechas se realizarán otras tareas complementarias de mantenimiento y reparación.

Los ribereños, agradecidos pero no satisfechos

La Asociación de Municipios Ribereños ha agradecido la rebaja de la cantidad trasvasable gracias al cambio de reglas de explotación, pero sigue considerando «necesaria» la modificación de las actuales «para que de ningún modo los trasvases sean automáticos».

«Afortunadamente hablamos de 27 y no de 38 hm³, aunque nos sigue pareciendo una cantidad excesiva tal y como están nuestros embalses», denuncia la presidenta de la Asociación, María de los Ángeles Sierra, que considera que deberían llegar «más actuaciones contra la sobreexplotación agroindustrial del agua, que nos están afeando incluso desde Europa».

A su juicio, «es de agradecer que la modificación de las reglas del Trasvase haya evitado un nuevo envío de 38 hm³ y valoran «el trabajo del Ministerio de Transición Ecológica, que supone un alivio para los embalses y reducirá las situaciones de excepcionalidad hidrológica», informan en un comunicado desde esta asociación.

Así lo explica también el vicepresidente de los Ribereños, Borja Castro: «El Trasvase está muerto, el modelo de negocio abusivo, insostenible y nocivo para el bien común que representa la agroindustria está sentenciado y pasos como esta reducción de 38 a 27 hm³ lo van certificando».

Desde la Asociación lamentan también tener que ir a juicio para defender unas reglas que, si bien reducen la presión sobre sus embalses, benefician mayormente a los regantes, pues buscan reducir las etapas de situación hidrológica excepcional que restringen los envíos. «La oposición a esta modificación por parte de entidades del Levante es una cuestión política y una pérdida de dinero y recursos con tal de hacer ruido en contra del Gobierno y agitar a una sociedad que mayormente les da la espalda», han concluido.

Más información: