Page, a pie de pantano de Entrepeñas en una imagen de archivo.
Page, a pie de pantano de Entrepeñas en una imagen de archivo.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha recordado el compromiso que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, suscribió con la Comunidad Autónoma en la pasada legislatura durante el encuentro entre ambos dirigentes en el Palacio de la Moncloa para que las dos desaladoras de agua de mar instaladas en el Levante funcionen “al cien por cien” a finales del próximo año, un extremo que hará “innecesario” continuar trasvasando agua desde la cabecera del Tajo hacia el este español, aunque sí que habrá que “discutir precios”.

Así se ha pronunciado García-Page este jueves en su intervención durante la inauguración de una nueva edición de la Feria Apícola de Pastrana, donde ha considerado que la “batalla” del agua “se va a ganar” en Castilla-La Mancha.

En este punto, ha reparado en que la “estrategia progresiva” del Estado en cuanto a la limitación de los trasvases “tiene que ver con la carencia progresiva de agua” en el territorio nacional.

En todo caso, “nadie jugará a que todo el Levante español se quede descolgado”, ya que la región no quiere crecer “a costa” de otro territorio. “No le deseamos ningún mal a nadie”, ha señalado.

Con todo, apuesta por “la sostenibilidad hidráulica y ambiental”, un planteamiento de fondo que “va a hacer que se vaya ganando terreno” en la región.

Más información:

• El presidente de Murcia cree que se les va cerrando el Trasvase

• El sueño de los ribereños: que no haya ningún trasvase esta primavera