TOLEDO, 9 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha puesto en valor en una entrevista concedida a Europa Press, la presencia del lehendakari Iñigo Urkullu en la pasada reunión de la Conferencia de Presidentes de La Rioja, porque puso de manifiesto que la Generalitat de Cataluña “está en otro planeta”.

“La presencia de Urkullu con una actitud educada tiene un valor. Ha puesto de manifiesto que la Generalitat de Cataluña no es que esté en España, es que está en otro planeta. Para poder reclamar y hacerte escuchar hay que estar en los sitios”, argumentó.

En este sentido explicó que si el president de la Generalitat, Quim Torra, hubiera dicho en La Rioja lo mismo que dijo en una rueda de prensa en Barcelona, no lo habría aplaudido, pero sí respetado.

García-Page resta importancia a la negociación previa del Gobierno central con el vasco para que Urkullu acudiera a ese encuentro y lo enmarca en las peculiaridades del régimen fiscal vasco y navarro.

“El problema no está en una reunión, me parece mas grave que País vasco y Navarra han sacado dinero a Aznar, a Zapatero, a Rajoy y a Pedro Sánchez. Como no se arregle el problema de la estabilidad en España, al que esté, le van a sacar, vayan o no a las reuniones. No han ido nunca. Aquí ha habido lo mismo que siempre, pero han ido”, justificó Page.

DURACIÓN DE LA CRISIS

El presidente castellanomanchego admite que la crisis económica que ha generado el coronovirus está provocado “miedo e inseguridad” en la sociedad española, aunque como el virus es global y en todo el mundo se esté estudiando la búsqueda de una vacuna es “previsible pensar que antes de navidades exista una razonable salida al tratamiento científico” y que inmediatamente se puedan recuperar todos los sectores vinculados a los servicios y el turismo.

Por eso, de momento considera que lo importante son las medidas de tránsito que se están aplicando, destacando que además España tendrá una palanca que no había tenido antes: los 140.000 millones de fondos europeos que “inevitablemente tienen que suponer una reacción económica”

Page cree que hay que gastar esos fondos con eficacia, disciplina, sensación de unidad y pensando en el medio plazo. “Lo peor sería dilapidarlo como si fuera una paga extra en un buen verano o en una buena Navidad. Es para hacerlo con perspectiva de futuro”.

RECORTES SI SE PROLONGA LA CRISIS

Preguntado si no será necesario hacer recortes si la crisis se prolonga, el político socialista responde que “algunos ultraliberales se tiran de los pelos por no poder aprovechar esta crisis para hacer el recorte monumental que tienen en la cabeza”.

No obstante, admite que si la pandemia se prolongara hasta el verano que viene, “no hay capacidad en España y en Europa para no tener que abordar grandes transformaciones”. Por eso apela a confiar en el sector científico y la solución médica”.

“Tengo una razonable esperanza, incluso fe. Tenemos más de lo que teníamos en otras crisis: horizonte y dinero. Cómo estaríamos si no hubiéramos conseguido los fondos europeos. Seguiríamos encabezando la lista de deuda, déficit, desempleo y sin un baldosín en el que apoyarnos. Se trata de mantener la mayor perspectiva de Estado, de unidad. El país no está para bromas, ni para veleidades que tanto han campado por España, empezando por independentistas”, argumentó.

Preguntado de nuevo qué ocurrirá si se produce la peor de las hipótesis y que no haya una vacuna a corto plazo, Page contestó: “Estamos en la peor de la hipótesis pero trabajando para la mejor. Una cosa distinta es tener el discurso más amargo. Los gobiernos administran no solo la realidad, también las expectativas. Buena parte de nuestra salida de la crisis tiene que ver con nuestra autoestima”.