El dolor de espalda y el poco descanso al dormir se influyen mutuamente.
El dolor de espalda y el poco descanso al dormir se influyen mutuamente.

Entre 5 y 8 personas de cada 10 con trastornos del sueño sufren dolor crónico. Según varias investigaciones, el dolor “está claramente asociado con el sueño y con las alteraciones del ritmo circadiano”. A su vez, en una especie de círculo vicioso, dormir mal empeora el dolor.

Un proyecto piloto, liderado por la doctora Sofía Romero, neumóloga de la Unidad del Sueño de Hospital Universitario de Guadalajara, parte de esos datos para estudiar el impacto en la reducción del consumo de opioides de la intervención sobre el sueño y el ritmo circadiano en pacientes con dolor musculoesquelético crónico.

El proyecto ha sido recientemente premiado con 12.500 euros. La financiación se ha producido en la  primera edición de la beca de investigación organizada por la Sociedad Española de Sueño y la multinacional Ikea.

“Recibir la beca ha sido una alegría tremenda, porque este es un proyecto levantado desde cero y que creemos que puede tener grandes resultados y mucha repercusión a nivel internacional. Es muy interesante ver cómo una medida tan sencilla como la mejora del sueño puede reducir el consumo de fármacos tan dañinos a largo plazo como los opioides”, reflexiona la doctora, que explica que el estudio piloto iniciado en Guadalajara es el punto de partida de una investigación clínica a nivel internacional que contará con más de 1.000 pacientes.

Pacientes de Guadalajara con dolor lumbar

Para el estudio se han escogido a 50 pacientes con dolor lumbar y con más de tres meses de medicación con opioides para controlar el dolor. El objetivo es ver si, a través de la identificación y el manejo de los trastornos del sueño que puedan sufrir esos pacientes, es posible de disminuir el consumo de estos fármacos.

Todos los pacientes, que serán divididos en dos grupos, serán controlados mediante una pulsera de actividad para ver sus patrones circadianos e identificar posibles trastornos del sueño. Sobre uno de los grupos, los autores de la investigación intervendrán directamente con el fin de tratar los posibles trastornos del sueño y mejorar la higiene del sueño.

Según la doctora Romero, este proyecto piloto iniciado ya en el Hospital de Guadalajara ha arrancado con 30 pacientes en los que se han visto resultados “muy favorables y con una reducción considerable del consumo de opioides” tras la intervención. De confirmarse estos primeros resultados positivos, el proyecto se extenderá al Hospital de La Paz de Madrid para ser aplicado en más pacientes.

Más información: