El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz.
El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz.

“Tenemos unos números estabilizados y queremos aprovecharlos para relajar las medidas”. De este modo tan claro se expresaba después del mediodía del martes el consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz ante los periodistas. Comparecía desde Toledo, por vía presencial y telemática, para explicar el nuevo marco de medidas que será de aplicación en la región desde este miércoles. Fernández Sanz ha resaltado que “las medidas (aplicadas hasta ahora) eran adecuadas a una situación y ahora el panorama es distinto”.

A partir de ahora, la hostelería puede abrir en las localidades sometidas a Nivel 3 al 50 por ciento en el interior de los establecimientos y al 75 por ciento en el exterior. Esta apertura no se aplicaría a las localidades con Nivel 3 reforzado, de las que hay varios ejemplos en Guadalajara, incluida la capital de la provincia. Por de pronto, el consejero no lo ha aclarado en su comparecencia de este martes.

Datos favorables, según Sanidad

El consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, ha resaltado que actualmente en Castilla-La Mancha “continuamos por debajo de la medida nacional en la Incidencia Acumulada a 14 días, así como a siete días”. Así, Castilla-La Mancha presenta en la actualidad una Incidencia Acumulada a 14 días de 204 puntos por 100.000 habitantes y de 93,5 de Incidencia Acumulada a 7 días por 100.000 habitantes. Igualmente, los pacientes ingresados en hospitales con COVID son 361 en cama convencional y 65 en UCI.

“Estos datos de post Semana Santa, nos hacen pensar que estamos en un periodo de estabilización de los mismos, sobre todo comparándolos con los datos de la post Navidad””, ha insistido Fernández Sanz. “Pensando en los días posteriores a Semana Santa, pusimos medidas restrictivas debido a la experiencia que vivimos tras las festividades navideñas”, ha reiterado el consejero de Sanidad. “Pero analizando diariamente los datos, el domingo mantuve una reunión con el presidente García-Page para tomar una serie de decisiones que hoy (por el martes) hemos explicado al Consejo de Gobierno”, ha añadido.

La nueva tolerancia también alcanza a los acontecimientos deportivos y las corridas de toros: el 40 del aforo en interior y el 60 por ciento de las localidades al aire libre, lo que afecta por igual a los estadios y a los cosos taurinos de la región.

Alivio también para el Nivel 2

En las localidades que están en Nivel 2 no habrá apenas novedades sobre la situación anterior, salvo que las personas de las residencias de mayores pueden salir a pasear. Para las corridas de toros en municipios bajo Nivel 2 el aforo máximo permitido será del 75 por ciento. En cuanto a bodas y comuniones, que se acercarían a su “temporada alta” si estuviésemos en una situación sin pandemia, con Nivel 2 podrá haber un máximo de 100 personas en el interior y 150 en el exterior.

Según el optimista planteamiento que ahora transmite la Junta de Comunidades, apenas un 2 por ciento de la Comunidad Autónoma quedará desde ahora en Nivel 3 reforzado, que es el más duro. Hay otro 15 por ciento de la población que, según sus cálculos, seguirá sometido a las restricciones de Nivel 3. Fernández Sanz ha destacado que la inmensa mayoría de Castilla-La Mancha estará en Nivel 2, con unas medidas incluso más llevaderas que hasta ahora.

Cierre perimetral

Respecto al cierre perimetral de la región, el consejero lo ha vinculado al estado de alarma, que termina su vigencia el 9 de mayo. A partir de ese día, el Ejecutivo regional no puede restringir un derecho fundamental de todo español como es el de la movilidad por el territorio nacional, una vez perdida la cobertura legal del Estado. “No podremos perimetrar, en principio, a partir de ese día y habrá que tomar decisiones”, ha reconocido Fernández Sanz, aunque sin detallar más su pronóstico de cuál será la situación final.

Reunión con los hosteleros

La hostelería, uno de los sectores que más complicaciones han tenido en el último año, tendrá el próximo jueves una ocasión de exponer sus quejas cara a cara, aunque sea con mascarillas. Para este 22 de abril está fijada una reunión entre el Gobierno regional y la patronal de Hostelería de Castilla-La Mancha, que recientemente se mostró muy crítica con la Junta.

ESTAMOS AMPLIANDO ESTA INFORMACIÓN.

Más información: