Aunque tarde, ha terminado por trascender uno de los sucesos más extraños ocurridos en Guadalajara desde hace mucho tiempo.

Agentes de la Policía Nacional detuvieron en la noche del pasado 23 de febrero a dos individuos, acusados de un presunto delito de detención ilegal y mediante coacciones.

Los hechos se iniciaron cuando estos sujetos, tras detener un vehículo que circulaba por la calle Zaragoza e intimidar a su conductor, consiguieron introducirse en el coche, tras lo cual obligaron al conductor a que les trasladarse a la zona de Los Manantiales.

A partir de ahí, el asunto derivó a niveles de puro surrealismo.

Durante el trayecto, los dos asaltantes iniciaron una intensa discusión, que decidieron resolver a puñetazos.  Cuando bajaron del coche para pelearse en la vía pública, el conductor consiguió escapar y posteriormente dar aviso al 091.

Los agentes que se desplazaron no lo tuvieron especialmente complicado para localizar a esta pareja de insólitos delincuentes. En cambio, no les fue tan sencillo proceder a su detención,  ya que uno de ellos se resistió de manera violenta, desembocando el asunto en un forcejeo en el que uno de los agentes intervinientes resultó herido.

Una vez inmovilizado se pudo identificar a esta persona como M.O. de 31 años de edad, al que le constan más de quince detenciones por diversos delitos contra la propiedad y tráfico de sustancias estupefacientes. Su acompañante resultó ser M.B.S. de 18 años de edad, que ya había sido detenido con anterioridad una detención por compra de objetos robados.