4.5 C
Guadalajara
1 marzo 2024
InicioSucesosPena de prisión por robar gasoil de su camión en Guadalajara

Pena de prisión por robar gasoil de su camión en Guadalajara

Condenado un camionero con residencia en Alovera por apoderarse de manera reiterada de gasoil del vehículo que tenía a su cargo. Los responsables de la empresa fueron quedando cada vez más sorprendidos tanto por el anormal consumo del camión como por el hecho de que el conductor no alertara del mismo.

-

A una pena de 21 meses y un día de prisión acaba de ser condenado un camionero con residencia en Alovera por apoderarse de 5.382,40 litros de gasoil del depósito del camión que conducía. Deberá indemnizar a la empresa de transporte de mercancías para la que trabajaba con 6.560 euros. Según figura en la sentencia, a la que ha tenido acceso LA CRÓNICA, las cantidades «distraídas» habrían sido mucho mayores. Según las cuentas echadas, desde el 2 de octubre de 2019 y hasta el mes de febrero de 2020, coincidiendo con la interposición de denuncia, habrían sido 18.830 los litros extraídos, lo que suponen 22.596 euros. De entrada, supuso el despido disciplinario de esta persona.

Era el desenlace provisional de una historia, antes de que derivara en este ya largo proceso judicial, en que los responsables de la empresa fueron quedando cada vez más sorprendidos tanto por el anormal consumo del vehículo como por el hecho de que el conductor no alertara del mismo.

Tan raro, o tan evidente, era el asunto que desde la empresa terminaron por contratar a un detective privado. Este profesional se apostó los días 22 y 23 de febrero de 2020 en Alovera y fue en ese último día cuando «entre las 12.39 y las 12.51 horas, observó al acusado y a una señora arribar al lugar a bordo de un vehículo VOLVO (propiedad del acusado) donde estaba estacionado el camión, y sacar del maletero del turismo, garrafas VACÍAS y, mediante la manipulación del depósito del camión, hacerse el acusado con combustible, que trasvasaba del indicado depósito a seis garrafas que este llevaba consigo y ello con la intención de introducir el carburante en su patrimonio y obtener un enriquecimiento ilícito» según se recoge textualmente en la exposición de las magistradas que han juzgado este caso en la Audiencia Provincial de Guadalajara, donde se acaba de rechazar el recurso planteado a una sentencia inicial del Juzgado de lo Penal nº 1 de
Guadalajara, del 19 de abril de 2022.

El hombre y la mujer observados por el detective introdujeron las garrafas llenas en el maletero de su vehículo, «para después ambos abandonar el lugar». No les pareció suficiente. A primera hora de la tarde, sobre las 15.30 horas, lo volvieron a repetir, punto por punto.

Camión-garrafas-coche

El detective, perplejo, se pudo en contacto con quienes le habían contratado, «al desconocer con exactitud si dicha operación la había autorizado expresamente la empresa perjudicada, a lo que esta contestó negativamente, con lo que el investigador avisó a la Guardia Civil, que de inmediato acudió al lugar e incautó las 5 garrafas de 25 litros de gasoil que rebosaban carburante del camión y que se encontraban en el maletero del VOLVO, lo que motivó la detención del acusado. A todo esto, y para no levantar sospechas, la señora hacía como que limpiaba los cristales del camión y el acusado echaba agua en el punto donde había llenado las garrafas».

Con todo y con eso, a partir de ese momento el ahora reiteradamente condenado negó que las garrafas que llevaba cargadas en el coche cuando fue abordado por la Guardia Civil aquel 23F de 2020 fueran de gasoil del depósito del camión. Alegó, y siguió alegando, que había adquirido el combustible en una gasolinera para uso propio y que lo había trasladado desde la gasolinera en el camión.

«No se puede dar ninguna credibilidad a dicha versión por más que la haya mantenido –sostienen las magistradas– pues llevaba 150 litros (6 garrafas de 25 litros cada una) habiendo presentado tres duplicados de recibos de pago en una gasolinera de Azuqueca, junto con su escrito de defensa, por la adquisición de 62,350 litros de gasoil y de 40,300 litros de gasolina 95, sin que conste que fuera él quien los adquirió pues no ha quedado ratificado con ningún otro dato o prueba de descargo, ni testifical ni documental, lo que hubiera sido factible ya que consta que uno de los abonos se realizó por transferencia bancaria. Además, su versión queda totalmente desvirtuada en la grabación aportada por el detective privado pues se observa que esas garrafas no son trasladadas del camión al vehículo, sino que son sacadas primero del vehículo, colocadas al lado del depósito del camión, y después de nuevo cargadas en el vehículo».


Más información: