Coreanos y chinos fueron los primeros en comprobar lo difícil que es controlar el ocio nocturno frente al COVID-19.
Coreanos y chinos fueron los primeros en comprobar lo difícil que era controlar el ocio nocturno frente al COVID-19. Ha pasado más de un año desde entonces.

El Gobierno de Castilla-La Mancha trabaja en un nuevo decreto, más tolerante con el ocio nocturno. El nuevo marco legal permitirá recuperar la normalidad previa al COVID «al 90 por ciento», según expresión del presidente regional, Emiliano García-Page. Entre las medidas que plantea, el ocio nocturno abrirá hasta las tres de la madrugada, y la hostelería general, hasta las dos.

Respecto al ocio nocturno en concreto, se permitirá abrir los negocios hasta las 3.00 horas, permitiendo un 75 por ciento del aforo si es en interior y un cien por cien del aforo en exterior. El baile no estará permitido en interior, así como tampoco el servicio de barra, pero en exterior sí estará permitido el baile.

Respecto a los eventos taurinos, teatro o cine, se permitirá el 75 por ciento del aforo con una nueva disposición a la hora de sentarse. La manera de sentarse era a tresbolillo –formando triángulos equiláteros– y en este decreto en caso de personas convivientes, no tendrán que sentarse a tresbolillo.

Se permitirán también eventos multitudinarios, que alberguen hasta 1.000 personas, sin diferenciar si es en recinto abierto o cerrado. La celebración de fiestas patronales en los municipios deberán contar con un protocolo específico.

En cuanto a los mercadillos, se reduce la distancia que debe haber entre puesto y puesto, pasando de los tres metros actuales a dos metros.

«Hay que estar vigilantes a las nuevas variantes, por supuesto, pero sobre todo hay que poner de manifiesto que esta sociedad ha respondido», ha celebrado García-Page en un análisis de la situación sanitaria realizado durante un acto público este martes.

«Eliminar más barreras» a corto plazo, dice Page

Con estas normas, considera el presidente regional que se responde «a lo que necesita la sociedad», con la vista puesta en «eliminar más barreras» en el corto plazo.

Entre ellas, sigue en sus planes retirar la obligatoriedad de utilizar la mascarilla en espacios abiertos.

«Creo que esto es algo que el Gobierno va a tener que plantearse no tardando mucho. Espero que en pocos días. Si no, tendré que hablar con la presidenta de Madrid para que salga adelante», ha bromeado.

Más información: