La expectación era grande y no ha defraudado. La celebración del multitudinario vermú navideño se ha consolidado como una recientísima tradición que ya atrae a jóvenes y no tan jóvenes no sólo de Guadalajara sino de numerosas localidades, de aquí a Madrid y de media provincia. Basta echar un vistazo a la galería gráfica que acompaña estas líneas para comprobarlo.

El Ayuntamiento de Guadalajara había dispuesto en marcha un dispositivo especial de seguridad y limpieza para la celebración del vermú de este 24 de diciembre, que tendrá continuidad en el previsto para el día 31. Como estaba previsto, se han concentrado en calles y plazas miles de guadalajareños además de muchos visitantes, llegados para la ocasión desde otras localidades.

Este año, 24 establecimientos de la ciudad contaban con autorización municipal para la celebración de este evento.
Todos ellos se concentran en la zona del parque de La Amistad, Bulevar de Entrepeñas, paseo de San Roque, paseo Doctor Fernández Iparraguirre, calle Virgen de la Soledad, calle Rufino Blanco, Calle Mayor, calle Bardales, la Plaza de Toros y las plazas de San Esteban, General Prim, El Jardinillo y Alfonso López de Haro.

El Ayuntamiento había exigido a los bares organizadores la contratación de 21 baños químicos que estarán repartidos en todas las zonas en las que se celebren estos eventos navideños.

DISPOSITIVO ESPECIAL DE LIMPIEZA
Con el fin de evitar grandes acumulaciones de residuos y mejorar las condiciones de seguridad, quedaba prohibida la práctica del 'botellón' en la vía pública (algo que no siempre ha sucedido) y se han instalado contendedores adicionales en las zonas de paso, en los que la Policía Local requisaba botellas y vidrios.

Los vermús en la vía pública debían finalizar a las siete de la tarde y así ha ocurrido con toda puntualidad para iniciar el dispositivo especial de limpieza formado por un vehículo recolector, dos barredoras con dos operarios con sopladora y dos baldeadoras.