El trekking en Turquía, como este en Kackar, es una experiencia única.
El trekking en Turquía, como este en Kaçkar, es una experiencia única.

Desde hace ya demasiado tiempo, oír hablar del Mar Negro nos trae a la mente evocaciones de guerra, por el conflicto entre Ucrania y Rusia. Esa inmensa masa de agua, sin embargo, es tan grande que en la parte que baña Turquía, muy lejos del conflicto que estalló en el norte, esconde parajes de una intensa paz para quien las pisa. Son las mesetas y zonas altas del Mar Negro, una experiencia inolvidable, en plena naturaleza, a la que te acercamos desde Ideas para Viajar con LA CRÓNICA.

Localización de las rutas que te proponemos en IDEAS PARA VIAJAR.

Las zonas altas del Mar Negro de Turquía son paisajes entre aire puro… pero no sólo eso. Te permiten también degustar la gastronomía más auténtica de este país. Pero vayamos por partes, con las más importantes referencias:

Ordu, entre el azul y el verde

Ordu es una de las ciudades más populares de la región del Mar Negro, por su costa y por su naturaleza salpicada de lugares históricos. Las tierras altas de Ordu ofrecen a los visitantes diversas actividades como acampada, caravanning y senderismo. Çambaşı, Perşembe y Keyfalan son las tres mesetas más conocidas de esta ciudad turca.

Concretamente, la de Perşembe, en el distrito Aybastı, es famosa por sus meandros y cuenta con unas vistas memorables. Por otro lado, la llanura de Çambaşı es un destino popular para los viajeros interesados en actividades al aire libre. A su vez, la meseta de Keyfalan, situada en el extremo sureste del distrito de Mesudiye, cautiva por sus productos naturales de origen animal y sus casas tradicionales.

Las mesetas de Giresun

Giresun es el prototipo de la ciudad típica del Mar Negro. A su alrededor tiene infinidad de parajes para practicar senderismo y otras actividades, que pueden disfrutarse durante todo el año. Muestra de ello son las mesetas de Giresun, uno de los paisajes más populares.

En la misma zona, la llanura de Kümbet cuenta con numerosos lugares para comer con magníficas vistas. Así, también destaca la meseta de Bektaş, el lugar perfecto para experimentar el estilo de vida tradicional que caracteriza esta zona y sus alrededores. La meseta de la montaña Sis en el distrito de Görele tiene rutas adecuadas para actividades al aire libre.

Las tierras altas de Trabzon

Trabzon (Trebisonda en castellano) es una de las ciudades más populares del Mar Negro. Cautiva a los visitantes con su impresionante belleza natural y su rica historia. En esta localidad se encuentra la meseta de Maçka-Şolma. Explorar su entorno, rodeado de bosques de exuberante vegetación es una perfecta forma para relajarse, tanto mental como físicamente.

También es imprescindible ver la meseta de Erikbeli, situada a 24 kilómetros al sur de Tonya, que ofrece a los visitantes una combinación de paisajes llamativos además de una fauna única. Por último, las llanuras de Lustra y Karester son otra opción para hacer un recorrido por sus praderas.

Casitas en la zona de Rize.

Rize, al pie de los montes Kaçkar

Rize, famosa por sus valles escarpados, sus arroyos, sus castillos históricos y su delicioso té es un auténtico paraíso de mesetas como por ejemplo la meseta de Ayder. Considerada como una de las más famosas de Turquía, está situada a 19 kilómetros de Çamlıhemşin y se sostiene en los montes Kaçkar. Cambia de belleza con las estaciones entre bosques de abetos, castaños y hayas, lo que la convierte en un lugar perfecto para realizar largas caminatas en la zona cercana de las cascadas de Gürgendibi y Gelintülü.

Las tierras altas de Artvin: la joya oculta de la región del Mar Negro

Y para terminar, vayamos con un tesoro aún más desconocido: las tierras altas de Artvin, que son la joya oculta de la región del Mar Negro. Con infinitas tonalidades verdes en sus llanuras, Artvin es una de las ciudades más importantes de la región del Mar Negro en turismo de naturaleza.

En este territorio, Kaçkar y Kafkasör son dos de las mesetas más conocidas. La meseta situada en la ladera sur del monte Kaçkar, y en parte de Rize, ofrece grandes oportunidades para el montañismo ya que su paisaje se encuentra cubierto de vastos bosques y praderas en los que también se puede observar fauna salvaje.

En el suroeste de la ciudad, en la meseta de Kafkasör, a solo 10 kilómetros del centro, son también numerosas las panorámicas que vale la pena disfrutar, al pie de los caminos.


Más información en LA CRÓNICA sobre Turquía: