Ataques "prácticamente a diario" es lo que están denunciado desde hace semanas los ganadores de la sierra Norte de Guadalajara. 
 
Por ejemplo, la ganadería SAT Campillo, de Campillo de Ranas, ha tenido cuatro ataques a terneros en un mes y medio, con un balance de tres muertos y uno herido.

Según fuentes de la APAG,  a inales de diciembre se registraron  otros tres ataques en El Cardoso, en 15 días, con una cabra, una oveja y un ternero muertos, de diferentes ganaderos. Y sigue la relación: en Condemios, la noche del 1 de enero hubo otro ataque, con un ternero pequeño muerto.

En las tres semanas vencidas de este mes de enero se han repetido los ataques. En Corralejo, a Miguel Angel Rodríguez, un ternero muerto y  a Carlos  Vicente, de Colmenar, otro. 

Alberto Calvo, joven ganadero de Peñalba, ha sufrido dos ataques. El primero fue en la misma puerta de su nave, donde encontró a un ternero muerto y se percató de que otros dos habían desaparecido y el segundo el pasado jueves, día 17. También en Peñalba, hace 15 días, otro ganadero de ovino encontró a dos ovejas muertas.
 
Alberto Calvo lamenta que “a la gente joven como yo, que somos cuatro en el pueblo, la poca ilusión que tienes te la quitan; entre la tuberculina y los ataques, esto terminaremos por abandonarlo- afirma- porque cada día es una cosa”
 
Este ganadero asegura que tiene a las vacas pariendo y que, por miedo, las tendrá que encerrar en la nave. Además se queja de que los dos terneros desaparecidos, "si los encuentro y se ve bien que están mordidos de lobo, te los indemnizan, pero si no, nada". Tampoco se tienen en cuenta los abortos y otros daños colaterales: las vacas se cortan de leche, no salen al celo, etc…
 
Paco García, ganadero de Campillo, advierte que "también está en juego nuestra integridad", porque las vacas están estresadas y violentas por los ataques: “Si vas a poner un crotal a un ternero, te juegas la vida; un día nos van a dar un golpe y nos vamos a ver en una situación grave, porque no nos dejan ni acercarnos, pero qué vale la vida de un ganadero, -se pregunta Paco-, si parece que vale más la de un lobo!”
 
García asegura que esta situación repercute en todo, “en la economía de nuestras explotaciones por supuesto, pero también en el ánimo y en nuestra vida personal, porque nos estamos jugando nuestro esfuerzo y sacrificio para esto.”
 
Ante esta situación, la Agrupación de Ganaderos de la Sierra Norte ha dirigido un escrito al director provincial de Agricultura, Santos López, insistiendo en varios asuntos. Se ha vuelto a solicitar una revisión de las indemnizaciones teniendo en cuenta el lucro cesante y los terneros que desaparecen sin enfermedad previa; también se ha pedido poder crotalizar los terneros hasta 6 meses después de su nacimiento, dados algunos factores como el estado actual de agresividad, "nunca visto", de las vacas a consecuencia de los ataques de lobos.
 
La Agrupación también reclama que ante el aumento de explotaciones positivas a tuberculosis se realice una valoración adecuada de los animales positivos y que las indemnizaciones se paguen inmediatamente después del sacrificio; que se facilite la reintroducción de sementales en la explotación con animales positivos y que se indemnicen todos los positivos sacrificados sin necesidad de que sean saneados todos.