Las mascarillas formarán parte de la disciplina cotidiana en las aulas.
Medidas de higiene en las aulas, incluidas las mascarillas.

La vuelta a clase es tan inminente que ha conseguido que el Gobierno central y las autonomías definan qué entienden por brote escolar y cómo van a reaccionar cuando se produzca. Lo decidido tiene consecuencias directas para los críos y para sus padres.

Ha sido la Comisión de Salud Pública, que está formada por representantes del Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, el que ha determinado este viernes 7 de enero que no se someterá a un aula completa a cuarentena hasta que no haya más de 4 niños contagiados o que los positivos supongan al menos el 20 por ciento de los alumnos. El objetivo es claro: mantener la asistencia a clase en lo posible.

De este modo, se recomienda cuarentena para toda el aula, siempre que se den 5 casos o más de infección activa o con la quinta parte afectados en la clase en un periodo igual o inferior a 7 días, según ha informado el Ministerio de Sanidad.

Antes del acuerdo, la consejera de Educación de Castilla-La Mancha, Rosa Ana Rodríguez, ya avanzó que se atendrían a lo dictado por la Comisión de Salud Pública.

Ómicron triplicó los casos en las aulas

Los datos de contagios en las aulas en el sistema educativo no universitario se han mantenido durante todo el curso escolar con un número de aulas en cuarentena por debajo del 0,5%. Sin embargo, con el crecimiento de la variante Ómicron, se alcanzó un pico máximo el pasado 22 de diciembre, día del inicio de las vacaciones escolares, con un 1,3% de aulas en cuarentena, porcentaje ligeramente por debajo de los máximos registrados el año pasado, de entre el 1,6% y el 1,7%.


La Comisión ha aprobado una Adaptación de las Medidas de Prevención frente a COVID-19 en centros educativos y de la Guía de Actuación ante la Aparición de Casos de COVID-19 en centros educativos. No ha habido unanimidad, pero casi.

«Los cambios marcados van dirigidos a garantizar y fomentar lo máximo posible la presencialidad en todos los niveles educativos, reforzando el cumplimiento de las medidas de prevención. Este cambio se adapta a la situación pandémica actual, refleja también el importante avance de la vacunación en todos los grupos de edad y tiene en cuenta que los entornos escolares han demostrado a lo largo de la pandemia ser entornos seguros en cuanto a la transmisión del virus», añade.

Las cuarentenas, resueltas a última hora

La decisión llega a falta de dos días para que más de 8 millones de escolares regresen a las aulas tras las vacaciones de Navidad y después de que la reunión conjunta celebrada el pasado martes para abordar la ‘vuelta al cole’ entre los ministerios de Sanidad, Educación y Formación Profesional y Universidades con las comunidades autónomas, no abordara ningún cambio en las cuarentenas, según informó la ministra Carolina Darias, que sí admitió que varias comunidades autónomas lo propusieron.

Darias explicó que un borrador de Sanidad que circuló el pasado lunes–planteaba que los contactos estrechos en Infantil y Primaria no tendrían que guardar cuarentena y ampliaba la consideración de brote a 3 o más casos en colegios e institutos, entre otras propuestas– estaba siendo objeto de estudio y defendió que en el ámbito educativo las cuarentenas serían las generales que se aplican para toda la población.

Sin embargo, comunidades autónomas como Madrid y Andalucía ya habían decidido cambios en la cuarentena. Madrid anunció su decisión el pasado 31 de diciembre y el pasado miércoles 5 de enero envió una instrucción a los centros educativos en los que establecía que de forma general, y ante casos esporádicos, no se realizarán cuarentenas y ante la aparición de brotes -que considera a partir de 3 o más- Salud Pública de la región indicará las actuaciones a seguir.

Madrid y Andalucía, a su ritmo

Por su parte, la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, reprochó a la Comunidad de Madrid que cambiase las cuarentenas en el ámbito educativo y dijo que no se ajustaba a la lealtad institucional, al no haberse acordado nada en este sentido en la reunión del pasado martes.

Tras conocerse la decisión de la Comisión de Salud Pública, Madrid ha defendido que propone un «mayor control» frente a la posible transmisión del virus en los colegios, puesto que su protocolo contempla una actuación de Dirección General de Salud Pública a partir de tres casos en el mismo aula.

Así, según han informado fuentes de la Consejería de Educación a Europa Press para LA CRÓNICA, la Comunidad de Madrid cuenta con un plan por el que los casos esporádicos que se den en las etapas de Educación Infantil y Primaria no se cuarentenan.

En cuanto a los posibles brotes (3 o más casos con vínculo epidemiológico) se notifican a la Dirección General de Salud Pública, se investigan y se determina la actuación, que entre otras acciones también incluye la cuarentena.

Por su parte, Andalucía había acordado el pasado lunes que de forma general, en este ámbito, especialmente de Infantil y Primaria y universitario no será necesario hacer cuarentenas de aulas completas.

Así, ante la aparición de un brote, los profesionales de Epidemiología de atención primaria determinarán las actuaciones pertinentes en función de la situación concreta, en coordinación con la enfermera referente escolar o con la persona referente del ámbito universitario, en su caso.

Este mismo viernes, antes del anuncio de la Comisión de Salud Pública, fuentes del Gobierno andaluz han señalado a Europa Press que seguían descartando el confinamiento de aulas enteras y, tras la decisión, han añadido que están de acuerdo en que se considere brote en el aula a partir de cinco positivos, tal y como se ha acordado en la Comisión de Salud Pública.

Otras regiones consultadas por Europa Press, como Baleares, no han valorado aún la medida aunque avanzan que si se ha aprobado por parte de Sanidad, la acatarán.

Más información: