Charanga en las últimas (por ahora) fiestas de Cabanillas del Campo.

Lo ha anunciado el vicepresidente Martínez Guijarro este viernes: la Junta está poniendo ya sobre la mesa las normas regionales para la anunciada “nueva normalidad”. El Gobierno de Castilla-La Mancha regulará por decreto las acciones que se puedan llevar a cabo desde este domingo, 21 de junio. Así, establecerá un aforo máximo para eventos del 75 por ciento en el interior de establecimientos y recomendará no celebrar fiestas patronales… al menos hasta el 15 de julio.

Así lo ha puesto de manifiesto en rueda de prensa José Luis Martínez Guijarro, con motivo de la reunión del Consejo para la Transición frente al COVID-19 en la Comunidad Autónoma, que ha presidido el presidente regional, Emiliano García-Page, y donde se ha presentado el borrador de este decreto.

Guijarro ha señalado que el borrador de este decreto intenta compaginar el mantenimiento de las medidas de prevención frente al coronavirus con una reactivación de la economía en la Comunidad Autónoma y ha destacado que los ayuntamientos asumirán un “papel fundamental” desde el punto de vista del control de actividades y actuaciones que se puedan llevar a cabo.

¿Cuáles son las nuevas medidas?

En concreto, ha señalado que el Gobierno regional ve relevante que se lleve a cabo un control de aforo, sea cual sea el tipo de actividad, por parte de las personas responsables de cada una de las actividades u organizadores de eventos, estableciendo con carácter general que el aforo máximo sea del 75 por ciento del total para cada uno de los establecimientos, exceptuando el pequeño comercio donde no se establece “ningún tipo de limitación”.

Donde se quiera organizar una actividad y no exista aforo previo establecido se contempla el que haya un mínimo de cuatro metros cuadrados por persona asistente y que a partir de ese cálculo se determine el número de personas que puedan asistir.

Grupos de 25 personas

También con carácter general, ha continuado el vicepresidente, se establece que el número máximo de personas que pueden estar en un mismo grupo es de 25 y se exige que las medidas de limpieza e higiene sean “muy escrupulosas” en todo tipo de establecimiento de uso público con una desinfección al menos entre la apertura y el cierre, aparte de la limpieza ordinaria que lleven a acabo.

Se regulan requisitos para eventos de carácter social, desde las bodas donde se establece ese máximo del 75 por ciento de aforo si es un establecimiento cerrado, o un máximo de 250 personas al aire libre o 150 personas si es un espacio cerrado. Además, en los velatorios el decreto recoge que pueda haber 50 personas si son al aire libre o 25 en espacios cerrados.

Fiestas en los pueblos

Sobre las fiestas patronales, Guijarro ha indicado que el borrador de este decreto recogerá la recomendación de que no se celebren hasta el 15 de julio y que en el caso de que alguien quiera organizar algún tipo de fiesta a pesar de ello, la Junta exigirá al organizador un plan de contingencia que garantice el aforo exigido, mantener la distancia interpersonal o usar mascarilla en el caso de que no se pueda.

También se regulan los mercadillos, donde se incrementará su capacidad hasta un 75 por ciento dando prioridad a los productos de primera necesidad y una distancia entre los puestos de un metro; así como el aforo de los centros de formación no reglada con un máximo del 75 por ciento del total.

Lo mismo ocurre, ha continuado Guijarro, con los establecimientos de hostelería donde el aforo máximo será del 75 por ciento en el interior y del cien por cien de las plazas autorizadas en las terrazas al aire libre.

En cuanto a los hoteles, el decreto regula las zonas comunes que podrán tener una ocupación del 75 por ciento; igual que en los locales de discotecas y bares de ocio nocturno con la salvedad de las pistas de baile que se podrán utilizar como mesas pero no para la finalidad a la que están inicialmente previstas.

El vicepresidente del Gobierno de Castilla-La Mancha ha señalado que la única excepción en este apartado es en el caso de los albergues, donde se limita la capacidad máxima al 50 por ciento del aforo.

En las bibliotecas, museos, salas de exposiciones y parques arqueológicos se contempla también ese aforo del 75 por ciento y en el caso de que haya visitas guiadas deberán ser de un número máximo de 25 personas por grupo.

El decreto también establece una serie de condicionantes para los centros sociosanitarios, tales como centros de atención a personas mayores y con discapacidad. Así, con carácter general, permanecerán cerrados los centros de mayores y de día que estén anexos a centros de mayores.

El decreto no entra a regular el ámbito privado, por lo que el vicepresidente del Gobierno castellanomanchego ha llamado a la “responsabilidad” de los ciudadanos ya que “hay que ser especialmente cuidadosos” a la hora de celebrar eventos de carácter privado donde también “hay que extremar las medidas de precaución”, ha asegurado.

Con todo, se publicará este sábado en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) y entrará en vigor a las 0.00 horas del domingo, 21 de junio; y la Junta marca hasta el 15 de julio como primera fase para analizar la evolución de la situación desde el punto de vista sanitario con el fin de estudiar si se puede avanzar más en las medidas de flexibilización.