Las calles de Horche se llenaron en la noche del sábado con motivo de las Hogueras de la Purísima en honor a la Inmaculada Concepción, una tradición con cerca de 350 años de historia y declarada como Fiesta de Interés Turístico Provincial desde la década de los noventa.

A las nueve de la noche en punto, las hogueras fueron prendidas, dando así comienzo al recorrido de hoguera en hoguera para ver a los mozos saltar el fuego al grito de “Viva la Purísima”, recompensados con bollos y vinos.

Este año, los Hogueras, de gran arraigo entre los habitantes de Horche, contaron con la presencia de Rubén García Ortega y David Pardo, vicepresidentes de la Diputación Provincial, acompañados por Juan Manuel Moral, alcalde de Horche.

Las Hogueras de la Purísima en honor a la Inmaculada Concepción se remontan hacia 1670, el año de la fundación de la Cofradía de la Esclavitud de la Purísima a cargo de Pedro Ibero Eraso, primer Hermano Mayor de la hermandad.