Pruebas diagnósticas para los casi 16.000 profesionales sociosanitarios de las residencias de mayores de la región. Ese es el compromiso de la Junta, que se completará cuando se culmine un protocolo extraordinario de pruebas diagnósticas, que ha comenzado este miércoles.

La Consejería de Sanidad, con la colaboración de la Consejería de Bienestar Social y el personal sanitario de los centros residenciales, se ocupará de hacer las pruebas a aquellos profesionales que se incorporan a su puesto después de las vacaciones o tras una baja.

Así lo ha indicado la consejera de Bienestar, Aurelia Sánchez después de la reunión de seguimiento y coordinación que ha mantenido el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, con Francisco Núñez Alía, presidente de ARTECAM, una de la patronales del sector residencial en la región.

Aurelia Sánchez ha avanzado que “el protocolo extraordinario incluye la realización de pruebas en los centros públicos y la facilitación en los privados, en colaboración con su personal sanitario de enfermería, para aquellos profesionales que se incorporan de vacaciones o para hacer sustituciones, y complementa a las pruebas ya realizadas a práctica totalidad de los profesionales sociosanitarios de la región”.

En este sentido, la titular de Bienestar Social, ha indicado que “la protección y prevención de los profesionales sociosanitarios es la mejor medida para proteger a los mayores”.