Billete de 20 euros.
Billete de 20 euros.

La inflación es el peor de los impuestos, al decir de muchos economistas. Y está empezando a subir de forma sostenida. En abril, la electricidad y los combustibles se han unido para vaciarnos más rápidamente los bolsillos.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió un 1,2% en abril en relación al mes anterior y situó su tasa interanual en el 2,2%, nueve décimas por encima de la de marzo (1,3%), según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que confirman los avanzados a finales del mes pasado.

Con este repunte, con el que el IPC anual encadena su cuarta tasa positiva consecutiva, la inflación escala a niveles desconocidos desde hace más de dos años. De hecho, no se alcanzaba una tasa de IPC tan elevada desde octubre de 2018, cuando se situó en el 2,3%.

Al fuerte incremento de los precios en abril ha contribuido, principalmente, el encarecimiento de la electricidad y el mantenimiento de los precios de los carburantes, en contraste con las bajadas de abril de 2020. Por contra, en abril se abarataron las frutas y los paquetes turísticos.

En tasa mensual (abril sobre marzo), el IPC se disparó un 1,2%, su mayor repunte mensual en nueve años, en concreto desde abril de 2012.

Por su parte, la inflación subyacente (sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) situó su tasa interanual en abril en el 0,0%, tres décimas menos que en marzo y tasa más de 2 puntos inferior al índice general. Se trata de la mayor brecha entre la subyacente y la tasa general desde agosto de 1986.

En el cuarto mes de 2021, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) aumentó su tasa interanual ocho décimas, hasta el 2%, mientras que subió un 1,1% en tasa mensual.

Guadalajara y Castilla-La Mancha

A su vez, el Índice de Precios al Consumo (IPC) subió un 1,2% en abril en Castilla-La Mancha en relación con el mes anterior, mientras que la tasa interanual aumentó un 2,8%, según ha informado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En el pasado mes, el IPC subió en todas las provincias de Castilla-La Mancha, con el máximo incremento en la de Cuenca, con un 1,4%; seguido de la de Ciudad Real, con un 1,3%; la de Albacete, con un 1,1%; la de Toledo, también con un 1,1%; y la de Guadalajara, con un 1%.

Por sectores, el Índice de Precios al Consumo solo cayó en el sector de Ocio y Cultura (-0,2%), mientras que se mantuvo en Alimentos y Bebidas no Alcohólicas, Enseñanza y en Hoteles, Cafés y Restaurantes.

Por contra, el mayor incremento se registró en el sector de Vestido y Calzado (10,2%), seguido de la Vivienda (3,6%), Menaje (0,4%), Otros (0,3%), Bebidas Alcohólicas y Tabaco (0,2%), Medicina (0,2%), Transporte (0,1%) y Comunicaciones (0,1%).