Centro de Salud de Marchamalo
Centro de Salud de Marchamalo.

Según ha podido confirmar LA CRÓNICA en fuentes oficiales, el brote originado el pasado viernes en Marchamalo incluye ya 16 positivos por COVID-19. Sorprendentemente, a pesar de lo elevado del número, se insiste en que los contagios no han salido del “ámbito familiar” donde se localizaron inicialmente.

Es previsible que a lo largo del día se ratifique en nota de prensa desde Toledo la información que ya puede adelantar este diario por fuentes absolutamente fiables.

El brote afectó en una primera fase a 5 personas, a las que se aisló teóricamente en sus casas, puesto que ninguna de ellas requería hospitalización.

En su cuenta de Facebook, el alcalde de Marchamalo, Rafael Esteban, señala ya durante el fin de semana que este brote se ha producido por “un caso importado” de un miembro de la familia que llegó a España desde su país de origen el pasado viernes, ya enfermo, que “ni informó de su estado ni fue detectado por los controles establecidos para ello en el aeropuerto”.

Hay que recordar que fue en Marchamalo donde se detectó el primer caso de coronavirus registrado en toda Castilla-La Mancha. El afectado fue un vecino de este pueblo cercano a la capital, que terminó falleciendo por la enfermedad tras una larga convalecencia en el Hospital de Guadalajara, a los 62 años de edad. El ingreso se produjo el 1 de marzo, mucho antes de la declaración del estado de alarma en España. En la actualidad, son 262 las víctimas mortales del COVID-19 en la provincia.

Desmentido un brote en Cabanillas

Por otra parte, fuentes municipales han descartado que se haya registrado un brote de coronavirus en Cabanillas del Campo, contrariamente a los rumores que se habían extendido por la localidad en las últimas horas. Sí hay un vecino positivo por COVID-19, pero con la cadencia que ha venido siendo frecuente a lo largo de la pandemia durante todo este período.

Más información: