Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara. (Foto: La Crónica)
Comandancia de la Guardia Civil de Guadalajara. (Foto: La Crónica)

La Guardia Civil ha terminado poniendo ante el juez a un joven de Guadalajara, de 26 años de edad, que pretendía hacerse con más de 5.000 euros arguyendo que había sido objeto de movimientos irregulares en su cuenta bancaria Al final, es él quien deberá afrontar una imputación de delito.

Más en concreto, ha terminado en el Juzgado por las dos denuncias presentadas, que la Guardia Civil considera que son falsas, por las que aseguraba que había sufrido movimientos bancarios no autorizados en su cuenta corriente, por valor de más de 5.000 euros.

La primera de las denuncias la presentó el pasado 11 de marzo en dependencias de la Policía Nacional de Guadalajara. Según sus declaraciones, le habían hecho cargos no autorizados en su cuenta bancaria por valor de 3.890 euros.

En la siguiente ocasión, denunció ante Puesto de la Guardia Civil de Guadalajara que había perdido su tarjeta de crédito y que con ella le habían realizado dos cargos por valor de más de 1.000 euros.

La Guardia Civil está convencida de que el joven denunció estos hechos con el fin de estafar al seguro y cobrar las correspondientes indemnizaciones.

Un trabajo del Equipo @

Desde el pasado mes de octubre, la Guardia Civil dispone de los que han dado en llamar «equipos @», que nada tienen que ver con la añeja serie de televisión. El objetivo de estas unidades es reforzar la respuesta policial en materia de ciberdelincuencia y, en particular, ante estafas en la red.

En los pocos meses que lleva en funcionamiento el Equipo @ de la Guardia Civil de Guadalajara, ya ha realizado investigaciones en más 300 denuncias presentadas por ciudadanos y ha esclarecido 45 hechos delictivos e investigado a 17 personas.

La denuncia falsa no es ninguna broma

El artículo 456 del Código Penal recoge el delito de denuncia falsa, que es el relativo a la imputación de actos que de ser ciertos constituirían una infracción penal, pero «con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, ante el funcionario judicial o administrativo que tenga el deber de proceder a su averiguación».

Esta conducta puede ser castigada del siguiente modo:

  • Con la pena de prisión de 6 meses a 2 años y multa de 12 a 24 meses, si se imputara un delito grave.
  • Con la pena de multa de 12 a 24 meses, si se imputara un delito menos grave.
  • Con la pena de multa de 3 a 6 meses, si se imputara un delito leve.

Más información: