El Ministerio de Educación y Formación Profesional ha abierto la convocatoria para 2020 del programa educativo 'Recuperación y utilización educativa de pueblos abandonados', que pretende un acercamiento a la vida rural de jóvenes que viven en un mundo urbano, "favoreciendo la mejora de actitudes que aseguren el equilibrio futuro del hombre con su entorno".

Son varios los asentamientos de esta próxima campaña, uno de ellos en lo que fue el pueblo de Umbralejo, que se encuentra a 1.260 metros de altitud. De procedencia medieval, es un ejemplo de arquitectura negra, basada en pizarra y cuarcita y con características verdaderamente originales. El monte en el que está ubicado forma parte de la reserva nacional de caza de Sonsaz, dentro de unos parajes que fueron intensamente repoblados hace decadas, después de quedar sin población humana permanente.

Búbal, en Huesca, se encuentra situado en el Valle de Tena, en la margen derecha del río Gállego. La zona ofrece unos interesantes contrastes geomorfológicos y de vegetación, debido a sus grandes diferencias de altura (desde los 900 a los 3.000 metros) y al origen glaciar seguido de una fuerte erosión del agua y el hielo, que originó la aparición de simas y vías interiores. El clima es propio de montaña, con importantes precipitaciones en forma de nieve y amplios contrastes entre las estaciones.

La villa de Granadilla está situada al norte de la provincia de Cáceres y enclavada en una roca de durísima pizarra, que domina un extenso terreno. Hoy queda reducida a una península, con una única vía de acceso por el lado norte, ya que las vegas del río Alagón y Aldobara que la rodeaban quedaron cubiertas por las aguas del embalse de Gabriel y Galán. Este pueblo extremeño fue paso obligado entre la antigua vía de la plata y la comarca de Las Hurdes. Conserva su muralla del siglo XII casi circular y en 1980 fue declarada conjunto Histórico-Artístico.

La convocatoria está dirigida a estudiantes de tercero y cuarto de Secundaria, de Formación Profesional Básica, de ciclos formativos de Grado Medio de Formación Profesional o de ciclos formativos de Grado Medio de Enseñanzas Artísticas y Bachillerato. La actividad se desarrolla en los pueblos de Búbal (Huesca), Granadilla (Cáceres) y Umbralejo, en la Sierra Norte de Guadalajara.

Se trata de la quinta edición de una convocatoria que también tiene como objetivo trabajar con los estudiantes en ámbitos como la salud, el respeto y la convivencia, apunta el Ministerio, "incidiendo de forma especial en la educación ambiental y el reconocimiento del importante papel que juega el medio ambiente en la vida de las personas y en el desarrollo de la sociedad, así como la necesidad de tomar decisiones y de actuar para evitar su deterioro".

La convocatoria ofrece un total de 1.400 ayudas para un máximo de 56 grupos de centros docentes españoles, compuestos por 20 a 25 alumnos acompañados por dos profesores de los que habitualmente les imparten clase, incluyendo a ser posible un tutor.

Para estudiantes de Secundaria y Formación Profesional Básica, las ayudas se destinarán a 35 grupos para que realicen las actividades entre el 19 de abril y el 23 de mayo de 2020, mientras que para alumnos de ciclos formativos de Grado Medio de Formación Profesional y ciclos formativos de Grado Medio de Enseñanzas Artísticas y Bachillerato, hay una previsión de 21 grupos entre el 15 de marzo y el 14 de abril de 2020.

Las ayudas incluyen la participación gratuita de los estudiantes en las actividades en estos pueblos durante seis días, desde los domingos por la tarde hasta el sábado por la mañana. Sin embargo, el traslado de los participantes no está incluido y correrá a cargo de los interesados. El plazo de solicitudes finaliza el 20 de enero y se puede tramitar desde la web del Ministerio de Educación y Formación Profesional.