El tramo por donde circuló a toda velocidad fue identificado a pesar de hacerlo por la noche.

La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial a un individuo, con domicilio en Palencia, que circuló en un vehículo de alta gama a 243 kilómetros por hora en una autopista de la provincia de Toledo, mientras el copiloto del vehículo lo grababa.

La investigación se inició, como ya es costumbre por muchos otros casos similares, tras tener acceso al vídeo colgado por el ocupante del vehículo en una conocida red social. A pesar de hacer la grabación durante la noche, la Guardia Civil pudo determinar con exactitud el tramo por el que circulaban a mayor velocidad de la permitida, la fecha y la hora: resultó ser una autopista próxima a la localidad de Ocaña (Toledo).

Más información: