El Consejo Regional de Políticas de Igualdad del PSOE de Castilla-La Mancha ha abordado este viernes los trabajos de la futura ley del Gobierno regional de protección de los derechos del colectivo LGTBI y ha apostado por una normativa pionera que tenga en cuenta el alto índice de ruralidad.

En declaraciones a los periodistas antes del inicio de la reunión, que se ha celebrado en Ciudad Real, la consejera de Igualdad, Blanca Fernández, ha explicado que “el partido tiene mucho que decir porque está en contacto con la calle” y es necesario “hacer una reflexión” sobre cómo hacer “una ley que sea lo suficientemente moderna, pero al mismo tiempo responda al potente índice de ruralidad que tiene Castilla-La Mancha”.

“El 50 por ciento de la población vive en las zonas rurales y, si estimamos que entre un 7 y un 10 por ciento de la población pertenece al colectivo LGTBI, estimamos que aproximadamente tenemos en la región entre 150.000 y 200.000 personas que estarán afectadas directamente por esta ley y la mitad de ellas viven en zonas rurales”, ha explicado.

Por este motivo, ha recalcado que “hay que hacer un ejercicio muy importante de protección de los derechos de las personas LGTBI en el ámbito rural”, aunque ha añadido que España es un país “gay-friendly”, pues el 88 por ciento de la población “asume con normalidad y naturalidad” esta realidad.

No obstante, además, ha señalado que “entre un 60 y un 80 por ciento de las agresiones tanto físicas como psicológicas y las situaciones de abuso no se denuncian por parte del colectivo”.

En este sentido, ha subrayado “alto y claro” que Castilla-La Mancha “está con ellas y con ellos, está firme en la defensa de sus derechos y que lo vamos a demostrar con una ley muy participada con el partido, con el resto de grupos parlamentarios” y, principalmente, con el colectivo que “nos pueden decir cómo ven sus problemas y cuáles son las soluciones”.

Ignacio de la Iglesia

Por su parte, el secretario de LGTBI y Diversidad del PSOE de Castilla-La Mancha, Ignacio de la Iglesia, ha celebrado que “ha llegado la hora, ha llegado el momento” de esta ley que va a tener en cuenta la casuística de la región porque “no podemos hacer un copia pega de cualquier otra ley”.

Con ello, ha apostado por lograr una norma a la vanguardia en la protección de derechos del colectivo, como lo ha sido la Ley para una Sociedad Libre de Violencia de Género de Castilla-La Mancha.

Más Información:

Victoria Rosell es el nuevo nombre de la lucha contra la violencia de género en España