Los vagones han revivido de una manera muy imaginativa en Baides.

Va para un siglo que no hay que explicar a nadie las indudables ventajas que aporta la práctica del campismo, como son el disfrute de la naturaleza; la ausencia de contaminación, ruidos y tráfico; la tranquilidad, la libertad de horarios y, muy especialmente, el bajo coste.

A cambio de esas ventajas, a veces no faltan inconvenientes, ya que en algunos de ellos se duerme en una tienda sobre una colchoneta, o en un saco de dormir. Además, en la mayoría se comparten aseos y hay una evidente falta de intimidad.

Buscando conseguir la mayor parte de las ventajas y evitar los inconvenientes ha nacido el glamping, una no siempre fácil combinación de los conceptos glamour y camping.

Del camping se aprovecha el contacto con la naturaleza, la tranquilidad y una experiencia diferente. Y del glamour pues lo que éste representa: confort, cierto lujo, servicio, exclusividad… Según destacan desde la web de Aladinia, especializada en regalos de experiencias, la reserva de este tipo de alojamientos ha aumentado un 110 % en lo que va de año.

En lo más alto de la selección de este tipo de establecimientos, según el ránking de Aladinia en nuestro país, figura El Vagón de Baides, en Guadalajara, ha sido elegido como uno de los mejores glamping de España.

Ubicado en Baides, a orillas del río Henares y de su afluente, el río Salado, centenarios chopos y olmos cobijan motivos ferroviarios, expuestos en forma de museo, dada la vinculación de este pueblo con el tren, El Vagón de Baides hace honor a su nombre. Busca recuperar el patrimonio ferroviario, la sostenibilidad y el desarrollo rural, donde disfrutar en una escapada diferente y conocer desde aquí la Sierra Norte de Guadalajara.

Los que se alojan en El Vagón de Baides no renuncian a ninguna comodidad.

Vagones recuperados

Los apartamentos se encuentran situados en el interior de unos auténticos vagones de tren, totalmente rehabilitados, pero respetando en todo momento su estética original. Son cómodos espacios equipados con todo tipo de detalles, donde disfrutar en pareja, familia o grupos de amigos.

En su interior se dispone de todas las comodidades necesarias ya que cuenta con un salón, una cocina equipada, un baño privado y un patio exterior. Además, en el exterior dispone de zonas comunes, como un jardín o un espacio para hacer barbacoas. El precio por una noche es de 120 euros y por dos, 180.

Más Ideas para Viajar con La Crónic@: