La Guardia Civil ha detenido a ocho personas e investiga a otras dos por más de 150 robos con fuerza en 13 provincias –Teruel, Asturias, Huesca, Zaragoza, Guadalajara, Cuenca, Castellón, León, Valencia, Ciudad Real, Albacete, Burgos y Alicante–. Los arrestos se han producido cuando esta banda se disponía a realizar un nuevo robo en las localidades turolenses de Visiedo y Argente.

El grupo, que estaba asentado en la provincia de Castellón, se dedicaba al robo en ayuntamientos, colegios, farmacias, polideportivos y edificios municipales.

La mercancía sustraída era puesta a la venta tanto en el mercado ilegal como a través de mensajería instantánea, o incluso a través de páginas de compraventa, existiendo componentes de la banda dedicados en exclusiva a ello.

Tenían dos rutas establecidas para cometer los delitos: una por provincias de interior y otra por el Mediterráneo. Para sus desplazamientos utilizaban vías secundarias poco transitadas y en horario nocturno.

Para cometer los robos ocultaban el vehículo a dos kilómetros, aproximadamente, del objetivo. Desde allí accedían a pie y forzaban las puertas y ventanas.

Para dificultar su identificación por parte de los investigadores actuaban provistos de gorros, guantes y pasamontañas.