Varios miles de personas vinculadas con el mundo del toro en Guadalajara han recorrido de forma pacífica el kilómetro y medio que dista aproximadamente entre la Plaza de Toros hasta las puertas del Palacio del Infantado de la capital para reivindicar la defensa del sector taurino y recalcar que la tauromaquia es cultura y no es ni de izquierdas ni de derechas sino que no tiene signo político.

Entre los asistentes, además de ganaderos, novilleros como Víctor Hernández o Rafael Reyes, ha habido algún torero de la provincia, aficionados y personal vinculado de una u otra forma con el sector.

También ha estado el presidente regional del PP, Paco Núñez y la cúpula provincial del partido en la provincia, entre ellos la presidenta provincial, Ana Guarinos, en un paseo que ha marchado de manera pacífica y con todos los participantes provistos de mascarillas.

El presidente de la asociación de jóvenes de la Plaza de Toros de Guadalajara, Sergio Moreno, ha sido uno de los asistentes y, en declaraciones a Europa Press, ha querido dejar claro que lo que quiere el sector taurino es que no se le discrimine sino que se le tenga en cuenta como un espectáculo más, en una provincia en la que este sector supone una fuente de ingresos importante y que cuenta con cientos de encierros por el campo y por las calles que este año han tenido que suspenderse.

La marcha ha salido pasadas las 19.30 horas de la Puerta Grande de la Plaza de Toros de la capital y ha recorrido el Paseo Fernández Iparraguirre, Plaza de Santo Domingo, calle Mayor hasta llegar a la Plaza de España, ubicación del Palacio del Infantado, donde tras guardar un minuto de silencio por los fallecidos por la COVID-19 se ha procedido a leer un manifiesto en defensa de un sector que se está viendo especialmente afectado por la crisis sanitaria.

Entre los participantes también ha habido una nutrida representación de los alumnos de la Escuela Taurina de Guadalajara y más de 280 municipios representados a través de peñas taurinas y asociaciones.