Consecuencias de la nevada en la avenida de Castilla, en Guadalajara, en la mañana del sábado, 9 de enero de 2021. (Foto: A. M. / La Crónic@)
Consecuencias de la nevada en la avenida de Castilla, en Guadalajara, en la mañana del sábado, 9 de enero de 2021. (Foto: A. M. / La Crónic@)

La semana que acaba de comenzar tendrá dos situaciones meteorológicas claramente diferenciadas, con una primera mitad marcada por el tiempo estable y soleado que el jueves se truncará con un cambio meteorológico que devolverá el invierno a la Península, justo en vísperas de la primavera, según la información de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha explicado que a partir del jueves se producirá un importante descenso de las temperaturas que recuperarán “valores de pleno invierno” y con nevadas en cotas bajas.

Hasta entonces, entre el lunes y el miércoles predominará el anticiclón cuyo centro se sitúa entre la Península y las islas Británicas, lo que impide que se acerquen las borrascas y que garantiza los cielos poco nubosos en general y ausencia de precipitaciones.

Bajada de temperatura desde el jueves

El portavoz de la AEMET ha avisado de que el jueves llegan “cambios importantes”, con una masa de aire muy frío, procedente del continente europeo, que comenzará a invadir la Península, acompañada además por una borrasca con movimiento retrógrado, lo que significa que el movimiento de desplazamiento de la borrasca “no será el más habitual”, sino que viajará desde el norte de Europa hacia España.

“Es decir, se moverá en dirección suroeste cuando habitualmente las borrascas siguen una ruta que las lleva desde el oeste, es decir, desde el Atlántico hacia el este, o sea, hacia el interior del continente europeo”, detalla.

El problema es precisamente que estas borrascas retrógradas tienen “algo más de dificultad a la hora de predecir su posición exacta y por lo tanto, la incertidumbre asociada a su pronóstico es más alta que de costumbre”.

En todo caso, Del Campo informa de que lo que “sí es bastante probable” que el jueves bajen de forma “importante” las temperaturas primero en el sureste peninsular, área mediterránea y Baleares y que continuaría durante el viernes en la mayor parte de la Península, sobre todo en la mitad norte.

De ese modo, explica que durante el viernes y sábado los termómetros durante el día se situarán, en general entre 5 y 10ºC por debajo de lo normal para la época. De hecho, el sábado, cuando comienza la primavera, las temperaturas serán “plenamente invernales” e incluso hasta 15ºC por debajo de lo normal en la mitad norte.

La recuperación comenzará el domingo pero aún seguirá el ambiente “muy frío” y con heladas nocturnas “frecuentes” desde el jueves, que el viernes afectarán “sobre todo” al este de Castilla y León, nordeste de Castilla-La Mancha y sur de Aragón, así como a zonas de montaña.

Del Campo añade que el sábado y el domingo se generalizarán las heladas y ya afectarán a buena parte del interior, alcanzando además cierta intensidad para la época del año.

“Bajaremos de los -2ºC en la meseta sur; de los -5ºC en la meseta norte y páramos del centro y de -10ºC en zonas de montaña. Hablamos de temperaturas nocturnas entre cinco y diez grados por debajo de lo normal para la época del año”, indica.

Además, “a todo este ambiente frío” habrá que añadir, según el portavoz, el viento que soplará con intensidad en zonas de montaña, Valle del Ebro y otros puntos del nordeste peninsular y Baleares. Serán vientos del norte y del nordeste fríos, recios, que acrecentará en esta sensación de invernada.

Al mismo tiempo se producirán precipitaciones y teniendo en cuenta la incertidumbre existente a día de hoy, serán más probables el jueves en el tercio norte, regiones mediterráneas de la Península y en Baleares con nieve a partir de 600 metros en el norte peninsular.

El viernes las precipitaciones serán en forma de chubascos y afectarán al tercio norte de la Península, a la meseta norte, entorno de los sistemas Central e Ibérico y a otras zonas del sureste peninsular y serán de nieve en muchas de estas zonas, puesto que la cota estará muy baja como consecuencia del desplome térmico.

“El viernes hablaremos probablemente de una cota de nieve inferior a los 500 metros en amplias zonas del país. El sábado y el domingo continuarán las precipitaciones con nieve en cotas bajas aproximadamente en más zonas que hemos comentado para el viernes, aunque ya con menor intensidad y con una progresiva recuperación del tiempo hacia la estabilidad a partir del domingo”, ha valorado.