Tarjetas SIM.
Tarjetas SIM.

La clonación de tarjetas del teléfono móvil convertida en arte… delincuencial. Así operaba una banda internacional que acaba de ser desarticulada por la Policía Nacional. En la misma región que es noticia nacional por sus “terremotos” políticos, un grupo de marroquíes y españoles se dedicaban a actividades más discretas, hasta que se han hecho públicas.

En Murcia se ha detenido al cabecilla de la banda que se dedicaba a la clonación de tarjetas SIM para penetrar en las aplicaciones de banca online y vaciar las cuentas de sus víctimas.

Lo importante, más allá del monto de lo robado, es tener muy presente el procedimiento, para evitar ser la siguiente víctima. El pasado verano, esta forma de estafa se hizo notar en Molina de Aragón, como informó en su día LA CRÓNICA.

La organización ahora desarticulada se había especializado en el tipo de ciberataque conocido como ‘Sim Swapping’. Esta modalidad delictiva consiste en hacer un duplicado de la tarjeta SIM de sus víctimas para hacerse con el control de la línea telefónica y acceder a sus bancos y operar con total libertad, según informaron fuentes del citado Cuerpo en un comunicado.

Para poder llevar a cabo las clonaciones de las tarjetas SIM necesitaban la identidad de sus víctimas, datos que conseguían en el 80% de las ocasiones a través de ingeniería social o mediante ‘phishing’.

Cuando ya tenían bajo su control la línea telefónica y el acceso a las cuentas bancarias era cuando comenzaban a delinquir. Ya podían esquivar los sistemas de seguridad bancaria que se basan en la confirmación de operaciones mediante la vía telefónica y llevar a cabo trasferencias, compras online y retiradas en efectivo sin tarjeta bancaria en los cajeros.

La Policía calcula que la organización se había hecho con un botín que podría superar los 400.000 euros en los 41 hechos delictivos que hasta el momento ha investigado la Policía.

Comisaría de Policía de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Comisaría de Policía de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)

Consejos contra el “SIM SWAPPING”

Para no ser víctima de este tipo de delitos, la Policía Nacional aconseja evitar facilitar sus datos confidenciales (clave, contraseña, número de cuenta y de tarjetas) mediante enlaces recibidos a través de SMS; y no hacer clic en enlaces que se reciban a través de un mensaje para acceder a un sitio web en el que se tiene que identificar o facilitar información personal.

Asimismo, insta a no descargar archivos adjuntos si no se han verificado anteriormente que se trate de mensajes legítimos. “Extreme la atención a los errores que observe en las aplicaciones informáticas de la banca online instaladas en su smartphone”, según la Policía Nacional, que insta a tener precaución al conectarse a wifi públicas y a otros dispositivos a través del Bluetooth.

“Debe tener en cuenta la ecuación: solicitud de datos bancarios más datos personales, igual a fraude”, según la Policía Nacional. En el caso de detectar una pérdida de servicio del teléfono móvil extraña, recuerda que es conveniente acceder a la banca online con otro terminal informático y revisar el estado de las cuentas corrientes asociadas a esa banca online.

“Si su línea ha sufrido un cambio de tarjeta SIM no autorizado, entre inmediatamente en la web de su banca online a través de un entorno seguro y cambie las claves y/o contraseñas de su banca electrónica”, ha concluido.

Ocultaban muy bien su rastro

La investigación de la Policía Nacional no fue fácil, pues la organización estaba técnicamente preparada para ocultar su rastro.

Realizaban las llamadas telefónicas para suplantar la identidad de sus víctimas desde Marruecos o Reino Unido, hacían las compras online desde conexiones a Internet en el extranjero y cambiaban constantemente el lugar de recepción de sus pedidos fraudulentos.

En el caso de las transferencias económicas, utilizaban como cuentas destino una multitud de bancos nacionales e internacionales, y para la retirada en efectivo del dinero utilizaban “muleros”, peones de la organización cuya única función era la de retirar el efectivo y hacérselo llegar a los escalones superiores de la organización.

Se ha tratado de una operación de la Policía Nacional que, aunque comenzó en la Jefatura Superior de Murcia, se ha extendido a lo largo de todo el territorio nacional. Los investigadores han encontrado víctimas en Las Palmas, Ciudad Real, Granada, Cádiz, Marbella, Málaga, Palma de Mallorca, Albacete, Madrid, Tenerife, Valladolid, Cuenca, Alicante, Córdoba y en Murcia, víctima que sufrió una estafa de alrededor de 93.000 euros.

Los agentes consiguieron detener a ocho miembros de la banda, seis hombres y dos mujeres, seis de ellos de nacionalidad marroquí y dos españoles.

Entre los detenidos está el líder del entramado en España, quien fue puesto a disposición judicial junto al resto de su banda por su presunta participación en 41 delitos de estafa y usurpación de identidad y pertenencia a organización. La autoridad judicial ordenó su ingreso en prisión.

Más información: