El teléfono móvil puede ser también una fuente de contagio de coronavirus.
El teléfono móvil da satisfacciones y, en este caso, algún disgusto.

La Guardia Civil ha desmantelado un grupo dedicado a cometer estafas a través de Internet. Lo dan por resuelto con la detención de tres jóvenes españoles, con edades comprendidas entre los 21 y los 27 años.

A los tres arrestados en la operación, denominada ‘Américo’, se les atribuye la presunta autoría de los delitos de pertenencia a grupo criminal, estafa, blanqueo de capitales, usurpación de estado civil, usurpación de vivienda y defraudación de fluido eléctrico.

Se han esclarecido una docena de delitos cometidos en distintas localidades del territorio nacional, incluida la provincia de Guadalajara. No se descarta su implicación en otros hechos delictivos.

Las actuaciones se iniciaron el pasado octubre, cuando la Guardia Civil detectó la comisión de varios delitos de estafa cometidos a través de Internet, interactuando en un popular portal web y su aplicación de compraventa de artículos.

Así engañaban a sus víctimas

Los investigadores averiguaron que tras estas estafas se encontraba unos sujetos en la pedanía murciana de Cabezo de Torres, que compraban terminales de telefonía móvil de alta gama usados.

Para ello, a través de la popular página web y su aplicación de compraventa, realizaban barridos y búsquedas con el fin de localizar ofertas.

Una vez identificaban el producto, contactaban con los vendedores y acordaban la compra. Para llevar a cabo el engaño, se identificaban con los datos del DNI de otras personas y mostraban una fotografía en la que figuraba una transferencia bancaria por el importe pactado, justificando el ingreso en la forma de pago de esta aplicación, para dar mayor credibilidad a la operación.

De esta forma, el vendedor enviaba el teléfono móvil a la dirección que el comprador le facilitaba, convencido de que la operación era fiable y que el dinero ya se encontraba en la cuenta de la aplicación. La cuantía estafada oscilaba, según el teléfono móvil, entre 350 y 600 euros.

Cuando transcurrían unos días y el vendedor no había recibido todavía el dinero contactaba con el comprador para averiguar dónde lo había ingresado, mientras el presunto estafador aseguraba haber realizado el abono en el monedero de la aplicación.

Una vez obtenidos todos los indicios necesarios e identificados todos los integrantes de la trama, la Guardia Civil ha llevado a cabo la fase de explotación de la operación en la que se ha realizado, previa autorización judicial, la entrada y el registro en dos viviendas de la pedanía murciana de Cabezo de Torres.

Así, se ha localizado y detenido a los tres integrantes del grupo delictivo y se han algunos de los teléfonos móviles adquiridos ilícitamente. Sobre uno de los detenidos, además, pesaba una reclamación judicial por su vinculación con anteriores delitos.

Una docena de estafas resueltas

Hasta el momento, la Guardia Civil ha esclarecido una docena de casos cuyas víctimas residen en las provincias de Murcia, Alicante, Guadalajara, Cádiz y La Coruña, estimando que los delitos cometidos por el grupo delictivo ahora desmantelado puede superar el medio centenar.

Más información: