Fachada del edificio de UGT, poco antes de ser demolida en julio de 2011. (Foto: Archivo La Crónic@)
Fachada del edificio de UGT, poco antes de ser demolida en julio de 2011. (Foto: Archivo La Cró[email protected])

Ha sido una coincidencia, pero debiera ser también una llamada a la reflexión sobre lo que ocurre en Guadalajara con las demoliciones y los solares: en estos días se cumplen los primeros 10 años desde que UGT demolió su sede en la Plaza de Santo Domingo, sin que ni siquiera ahora se tengan noticias de qué se va a hacer con el solar que desde 2011 afea tan céntrico emplazamiento.

Basta repasar la hemeroteca para recordar que por aquel entonces, en UGT no veían el momento de tirar el inmueble, convencidos de que llegarían de inmediato varios millones de euros de la Junta de Comunidades para levantar otro edificio en ese mismo lugar. David Pinillos era el secretario general en aquel momento y encabezó en mayo de ese año una protesta en el Ayuntamiento, para que agilizarán las autorizaciones para tirar por tierra la Casa del Pueblo. Pocos días después el PP de María Dolores de Cospedal ganaba las elecciones, José María Barreda dejaba el palacio de Fuensalida y desde entonces nadie ha asumido ningún compromiso al respecto.

Un gran solar en la mínima plaza de Pablo Iglesias

Del recuerdo del edificio no queda más que el nombre de Pablo Iglesias, que es como se bautizó en el callejero oficial a ese punto de la ciudad, desde hace una década sin la razón de ser para tal denominación.

El día de San Fermín de 2011 se inició la demolición, que llevó más de una semana. Los responsables del sindicato confiaban en inaugurar, a lo sumo, dos años después. Se equivocaron.

Desde entonces, las dependencias de UGT se han alojado en locales de alquiler, en diversos puntos de la ciudad.

El solar dejado por UGT en 2011 según se puede seguir viendo en 2021. (Foto: La Crónic@)
El solar dejado por UGT en 2011 según se puede seguir viendo en 2021. (Foto: La Cró[email protected])
Demolición de la sede de UGT en 2011. (Foto: Archivo La Crónic@)
Demolición de la sede de UGT en 2011. (Foto: Archivo La Cró[email protected])
Demolición de la sede de UGT en 2011. (Foto: Archivo La Cró[email protected])

Una historia centenaria desde el primer derribo

A la UGT le supuso 5.500 pesetas la compra en 1912 de un achacoso edificio en la por entonces llamada Plaza de Marlasca, que hoy es la de Santo Domingo. Los sindicalistas lo tiraron, pero levantaron otro que sirvió como Casa del Pueblo hasta que terminó la Guerra Civil.

Era el mismo que, con el franquismo y alguna reforma, se conoció como «el edificio de Sindicatos» pues allí estuvieron casi cuatro décadas los «sindicatos verticales» del Régimen, que además de ilegalizar UGT incautó sus propiedades.

Casa del Pueblo de Guadalajara en 1926, fotografiada por Goñi. Tras la Guerra Civil se incautó y se le añadió alguna planta más.
Casa del Pueblo de Guadalajara en 1926, fotografiada por Goñi. Tras la Guerra Civil se incautó y se le añadió alguna planta más.

A los sindicalistas de entonces les costó más de tres años y mucho trabajo personal levantar la sede de la Casa del Pueblo, tanto por la falta de dinero como por el exceso de agua que afloraba en el subsuelo y complicaba las tareas de cimentación.

Finalmente, se procedió a la inauguración solemne el 5 de septiembre de 1915, con la presencia del mismísimo Pablo Iglesias Posse.

Más información: