Plaza Mayor de Marchamalo.

El Ayuntamiento de Marchamalo está haciendo llegar este viernes a cada uno de los 15 establecimientos de hostelería y restauración de su casco urbano una propuesta para incentivar su cierre voluntario durante la inminente celebración de las navidades.

Pese a que el número de contagios por COVID-19 se ha vuelto a reducir al mínimo durante la última semana en Marchamalo (solo tres nuevos casos según las cifras oficiales de la Consejería de Sanidad), la situación en España y, más en concreto, en la zona de influencia de Madrid, «no es la adecuada para afrontar unas celebraciones que conllevan el encuentro cercano entre las personas e incluso muchas veces masivo», señala el alcalde de Marchamalo, Rafael Esteban.

Todos los partidos, de acuerdo

Todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Marchamalo se han mostrado de acuerdo en destinar una parte de los fondos que acordaron en el mes de junio para ayudar a autónomos y micropymes, que aún estaban disponibles, a incentivar ese cierre voluntario de todo establecimiento hostelero ubicado en el casco urbano del municipio con 3.000 euros.

En concreto, son un total de 45.000 euros los destinados a 15 bares y restaurantes, que deberán aceptar la propuesta y comprometerse por escrito a no abrir bajo ninguna circunstancia del 24 al 27 de diciembre, del 31 al 3 de enero y los días 5 y 6 de enero, todos incluidos. El Consistorio no tiene potestad legal para obligar al cierre de los mismos.

La decisión final es, por tanto, de los propios establecimientos, los cuales no tienen prohibida su apertura por ley, pero que siguen sometidos a las mismas restricciones de aforo, distanciamiento entre mesas, número máximo de comensales por mesa y medidas de prevención e higiene que hasta ahora, las cuales podrían endurecerse en las próximas semanas si comenzara a darse un crecimiento en los contagios.

El alcalde pide responsabilidad

«Quien decida abrir estará en tu derecho, salvo que lo acabe prohibiendo el Gobierno, pero como Ayuntamiento vamos a establecer un dispositivo especial de seguridad esos días para que vigilen por el estricto cumplimiento de toda la normativa vigente en cada momento, aplicando además las máximas sanciones a quien incumpla, tanto para el establecimiento como a las personas que lo hagan», advierte Esteban, que espera que «todos sumemos en un ejercicio de responsabilidad para que no perdamos a más vecinos y vecinas de nuestro pueblo por culpa de la pandemia, que no se produzcan más contagios y mueran más familiares o amigos».

Los establecimientos que se acojan a esta subvención por cierre propuesta por el Ayuntamiento tendrán que justificar debidamente el destino en el que empleen los fondos públicos percibidos, si bien dispondrán de plazo hasta el día 31 de marzo de 2021 para presentar cualquier pago que tenga que ver con atrasos en las nóminas de los trabajadores, deudas con el Ayuntamiento, deudas con la Seguridad Social, deudas con la Agencia Tributaria, gastos por los suministros propios de la actividad que desarrolla el local y por los que permiten su funcionamiento o cualesquiera otros que sirvan para resolver y paliar situaciones de desamparo social.

Más información: