Móvil y coche son a veces manifiestamente incompatibles.
Móvil y coche son manifiestamente incompatibles.

La Guardia Civil de Guadalajara ha detenido a una persona en la A-2 como presunto autor de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas. En el momento de la detención a este sujeto se le intervinieron 6,4 kilogramos de marihuana.

Fueron agentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Guadalajara quienes lo detuvieron, el pasado viernes, cuando estaban de servicio en la autovía a la altura del kilómetro 48, que corresponde al término municipal de Cabanillas del Campo.

A esa altura de la carretera fue donde los guardias civiles observaron a un conductor que circulaba al tiempo que utilizaba su teléfono móvil.

Una pareja de motoristas de la Guardia civil, de servicio en la A-2.
Una pareja de motoristas de la Guardia civil, de servicio en la A-2.

Una vez detenido el turismo, para notificar al conductor la correspondiente multa, la pareja de la Guardia Civil apreció que de dentro del coche salía un fuerte olor a marihuana. Ante la más que «notoria» sospecha, invitaron a esa persona a que mostrase el interior del maletero: allí transportaba dos sacos de grandes dimensiones, que contenían plantas de marihuana.

El hombre, de 42 años y vecino de Alcalá de Henares, fue trasladado junto con su vehículo a las dependencias de la Guardia Civil en Azuqueca de Henares, donde se comprobó que lo que llevaba en el maletero eran 154 plantas de marihuana, con un peso de 6,4 kilogramos.

Más información: