Fernando Simón, en un de sus comparecencias en el Ministerio de Sanidad.
Fernando Simón, en un de sus comparecencias en el Ministerio de Sanidad.

Los pacientes que están más graves, los profesionales sanitarios y las residencias de personas mayores van a ser los primeros en recibir los test de diagnóstico del coronavirus, según ha informado el director del Centro de Coordinación Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

En Castilla-La Mancha, su consejero ha avanzado este lunes que se recibirá del Ministerio “un número indeterminado” de test rápidos para el diagnóstico del coronavirus, y también el Gobierno regional ha comprado 60.000 por su cuenta, de los que 20.000 ya están en la aduana.

Esto tiene “dos objetivos claros”, poder diagnosticar a más personas y poder además diagnosticar a profesionales aislados de los que se desconoce si son positivos, pudiendo así liberar los posibles negativos para que empiecen a trabajar, según Fernández Sanz.

“Vamos a tener más capacidad diagnóstica y de tratamiento”, ha avanzado el consejero de Sanidad, quien ha afirmado además que se han comprado 150 respiradores desde Castilla-La Mancha, a los que habrá que sumar los facilitados por el Ministerio.

Las previsiones de Pedro Sánchez

Este sábado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció que el Gobierno iba a cerrar una operación para la compra de 6 millones de nuevos test de detección del virus (PCR) para el diagnóstico del coronavirus, que se suman a los 640.000 tests ya adquiridos que llegarán en los próximos días. Además, recordó que se hacen 15.000 pruebas diarias en todos el país, con un total de 355.000 realizadas hasta el momento.

La cifra, tal y como señaló Sánchez este fin de semana, se podrá incrementar hasta las 80.000 pruebas rápidas diarias, que ofrecen resultados en 15 o 20 minutos, cuando se sustancie la compra de 4 robots que realizan miles de estas pruebas rápidas con seguridad.

En este sentido, Simón ha comentado, durante la rueda de prensa diaria, que se van a priorizar los test en aquellas zonas con una sobrecarga asistencial mayor y que, progresivamente, se ampliará a todo el territorio nacional.

“Todos estos sistemas tienen que estar integrados en los servicios de Atención Primaria, de forma que todas aquellas personas que den positivo puedan tener un seguimiento adecuado de la enfermedad aunque sea en sus domicilios”, ha recalcado Simón, para insistir en que se van a ir distribuyendo de forma progresiva y dependiendo de las necesidades específicas de cada zona.

Más información:

• Hasta entrada la semana no se harán test rápidos de coronavirus en Castilla-La Mancha