15.2 C
Guadalajara
14 mayo 2024
InicioLocalAfean el gusto estético de Alberto Rojo como alcalde

Afean el gusto estético de Alberto Rojo como alcalde

En el equipo de Ana Guarinos discrepan del uso de colores vivos en las calles de Guadalajara, pues consideran que no cumplen los "criterios mínimos de diseño y estética que un casco histórico como es el de nuestra ciudad debe de tener".

-

La batalla política en el Ayuntamiento de Guadalajara está tomando rumbos insospechados. Mientras que nadie ha entrado en el fondo de la situación económica real de las arcas municipales, el cruce de declaraciones entre socialistas y populares ha terminado por cuestionar la estética de las obras promovidas desde la corporación por sus anteriores responsables.

En efecto, al filo de la medianoche del lunes el concejal de Obras, Santiago López Pomeda, se descolgaba con unas declaraciones –en forma de nota de prensa– en las que marcaba distancia con los criterios estéticos del anterior equipo de gobierno.

Según el edil, que es uno de los colaboradores más cercanos a Ana Guarinos, «este equipo de gobierno no va a coger atajos ni a improvisar la actividad municipal. Obras sí, pero no de cualquier modo. De todos es sabido que en lo que a estética se refiere, el gobierno anterior nos tenía acostumbrados a utilizar lo que ellos llamaban colores vivos, pasando por encima de los criterios mínimos de diseño y estética, que un casco histórico como es el de nuestra ciudad de Guadalajara debe de tener«.

La alternativa propuesta por el propio López Pomeda es «utilizar colores armónicos en consonancia con las características del lugar, lejos de las jardineras multicolor que daban la bienvenida a la Calle Mayor, propias de una zona de costa que no de una ciudad castellana».

El concejal de Obras, que también es cuarto teniente de alcalde, no se ha olvidado tampoco de citar el resultado de la reforma de la calle Miguel Fluiters, «donde con prisas y sin cumplir los plazos, dejan otro invento de calle verde de la que ya estamos viendo sus carencias en cuanto a la durabilidad, limpieza y mantenimiento». Y siguiendo con la relación, no perdona tampoco la alusión a Julián Besteiro, «obras de las que ahora el PSOE reniega y pide rehacer, a los 6 meses de gastarse el dinero». De este caso concreto, los lectores de LA CRÓNICA tienen amplia y reciente información.

El problema de los plazos en San Esteban y Prim

Lo sintomático del asunto es que las discrepancias estéticas llegan horas después de que el anterior alcalde, Alberto Rojo, cargara contra el retraso en la reforma de las plazas de San Esteban y Prim a cuenta de dinero de Europa y que, como detallaba este diario en su edición de ayer, también se plantearon con un diseño muy particular.

Desde el Ayuntamiento se admite el desfase sobre el cronograma inicial, aunque lo justifican… o intentan hacerlo. Este proyecto, como otros muchos, se gestiona desde la Oficina Técnica de Proyectos Europeos del Ayuntamiento, un departamento que fue creado a instancias del concejal socialista Santiago Baeza durante el anterior mandato.

Sobre el caso concreto de estas dos plazas, Santiago López resalta que «requiere de unos trámites especiales, como son los filtros y exigencias por parte del Ministerio para dar el visto bueno a estas obras. En concreto, no ha sido hasta el pasado 13 de septiembre, hace apenas 15 días, cuando el Ministerio perteneciente al Gobierno socialista en funciones ha dado luz verde al informe de riesgo de conflicto de intereses (MINERVA), que es el que permite convocar la mesa de contratación para abrir las ofertas recibidas, ofertas que se encontraban bloqueadas por este requisito dependiente del Ministerio».

Pese a lo anterior, López Pomeda sostiene que los plazos de la ejecución no se ven comprometidos, «toda vez que Alberto Rojo ya solicitó una prórroga de dos meses, ampliación que ha pedido también el Equipo de Gobierno como salvaguarda del parón que el Ministerio ha tenido con el proyecto».

Para el concejal del PP, «el verdadero peligro es dejar el Ayuntamiento con 9 millones de desequilibrio presupuestario, sin rumbo y con estancamiento de la actividad municipal».


Más información: