Alberto Rojo, ante los periodistas el 24 de enero de 2023. (Foto: La Crónic@)
Alberto Rojo, ante los periodistas el 24 de enero de 2023. (Foto: La Cró[email protected])

Alberto Rojo, candidato socialista a revalidar su cargo de alcalde de Guadalajara, ha asegurado este martes que el 93% de las promesas electorales con las que se presentó en 2019 «están cumplidas o en su fase final». Más aún: sostiene que llegará a mayo con el 98% cumplido. Aunque, en realidad, el grueso del argumentario va por otros derroteros: «Acabamos este mandato sin tener enemigos; Alberto Rojo no tiene enemigos en Guadalajara», considera.

«Vendrán agoreros a dibujar una visión catastrófica de Guadalajara», vaticina para las próximas semanas, en alusión implícita a toda la oposición municipal. En cambio él defenderá posturas «optimistas y alegres», defiende. «Propuestas y sonrisas frente a los ataques y las exageraciones», abunda.

«Seguiré con las mismas sonrisas, porque no he cambiado». Lo que aún no se concreta, a preguntas de LA CRÓNICA, es cuánta renovación habrá en la candidatura socialista: «Estoy muy orgulloso de todos los concejales que han formado parte de este equipo, que han trabajado sin ninguna grieta».

«A mi siempre me ha gustado ser Alberto, una persona normal y cercana», ha razonado Alberto Rojo a propósito de que los eslóganes publicitarios se refieran a él desde ahora sólo con el nombre de pila, sin un apellido tan evocador como Rojo.

Guarinos es «el tapón a una hemorragia»

Concretamente, sobre Ana Guarinos, desvela que la primera conversación de candidato a candidata la tuyo, «por iniciativa mía», el día en que se conoció el desenlace del largo proceso de designación en el PP. La define como «un tapón a una hemorragia». No pasa por alto que Antonio Román no haya felicitado todavía a Guarinos. Además, cree que la candidata a alcaldesa «hasta ahora habla de todo menos de Guadalajara».

Cree que «Guadalajara está viviendo una transformación en la social» y que el Ayuntamiento colabora para que no haya que salir de la capital «para hacer un proyecto de vida». «Guadalajara no quiere ser una ciudad dormitorio de Madrid», insiste. Además defiende que «Guadalajara se ha convertido en la ciudad de la cultura y la educación, sin ser excluyente con nadie».

«Alberto», sin apellidos

Sara Simón iniciaba la comparecencia, como responsable máxima del comité electoral del PSOE de la ciudad «Alberto», que es como se presenta el actual alcalde de Guadalajara. Así, sin apellidos.

Hasta un mes antes de las urnas no se presentará el programa electoral. «Guadalajara no se merece solamente dos tardes en las que ofrecer un proyecto», apostillaba Simón, a quien Rojo agradecía su presencia y el papel que habrá de desempeñar en los próximos meses.
«Guadalajara y sus vecinos por encima de todo», plantea como eslógan general el candidato. «Quiero que se hable con todo el mundo, sin exclusiones», apostillaba Rojo.

«Orgullo y autoestima» son dos de las recetas que pretende aplicar a la ciudad, «con seriedad». «Un proyecto serio, moderad e ilusionante», asegura que será el del PSOE para las próximas municipales.


Más información: