Ya ha pasado un año desde esta imagen. (Foto: La Crónic@)
Ya ha pasado un año desde esta imagen. (Foto: La Crónic@)

El pacto de gobierno entre PSOE y Ciudadanos en Guadalajara, pese a estar marcado ahora por la pandemia de la COVID-19, está vivo y sin grietas aparentes. El alcalde y el primer teniente de alcalde, Alberto Rojo y Rafael Pérez Borda respectivamente, han coincidido este jueves en señalar que el acuerdo firmado hace un año y su desarrollo ha sido “satisfactorio” para ambas partes.

“Es un acuerdo vivo y que está avanzando en un grado importante de cumplimiento” en los puntos que marcan las bases “para que la ciudad vaya a más” según la valoración del alcalde. Rojo, no obstante, reconocido que el pacto entre ambas formaciones se tendrá que ir adaptando a las circunstancias actuales. Ciudadanos, pese a su corta presencia en las instituciones, tiene ya una consolidada experiencia en lo de pactar legislaturas: lo hizo en 2015 con Antonio Román y el PP;  lo volvió a hacer en 2019, con Alberto Rojo y el PSOE. Todo, sin necesidad de moverse del Ayuntamiento de Guadalajara, aunque decidiendo en ambos casos, primero con 2 y luego con apenas 3 concejales, quién debía ser el alcalde de la ciudad.

“Diálogo incuestionable”

“Todo en la vida es mejorable pero estamos satisfechos de cómo estamos encarando este primer año del pacto y estamos dando respuesta a los intereses de ciudad que ambas formaciones compartimos”, ha señalado por su parte el primer teniente de alcalde, a la par que ha destacado como “incuestionable” la capacidad de diálogo que existe.

Una doble intervención en la que Rojo y Pérez Borda han reprochado al principal grupo de la oposición, el PP, su manera de proceder en este tiempo y la situación en la que dejaron el Ayuntamiento hace un año, con especial referencia por parte del alcalde a los patronatos de Cultura y Deporte.

Se mantienen promesas, pero no se concretan plazos

En este sentido, el regidor ha repasado algunas de las últimas manifestaciones “e insultos” vertidos desde el Grupo Popular contra él, acusando a esta formación de haber dejado en una situación de “ruina económica” dichos patronatos.

A preguntas de los medios sobre la revisión de las rutas de autobús que figuraba en dicho pacto de gobierno, el alcalde ha dicho que se está analizando, aunque ha admitido que estos meses se ha tenido que suspender parcialmente el contrato pero que es “un tema importante”.

También a instancias de los periodistas se ha referido al desarrollo de los proyectos con fondos Edusi y ha asegurado que se está trabajando en ello pero sin precisar, a lo que Pérez Borda ha rematado manifestando que que en breve se licitarán las obras del Centro Cívico pero que ahora no tienen las prisas que tuvieron al final del mandato anterior –en alusión al PP- porque prefieren “hacer las cosas bien”.

Una intervención en la que Rojo ha reconocido igualmente que ha sido un año de “aciertos y desaciertos” pero que él ha dedicado y dedica el cien por cien de su tiempo a la ciudad.

Sin tasas en el Cementerio para los represaliados del franquismo

Ha señalado que fue duro al llegar al gobierno encontrarse que no había margen presupuestario para casi nada y los patronatos “prácticamente en la quiebra”, así como “cientos de facturas sin pagar” y el temor a no poder cumplir con el techo de gasto por un “despilfarro absoluto en pleno proceso electoral”, pero que han pagado esa “fiesta electoral” y han afrontado la situación.

Un repaso en el que también ha puesto en valor el haber podido poner fin a lo que ha denominado “las tasas de la vergüenza”, en referencia a los pagos por las exhumaciones vinculadas con la Memoria Histórica.

El alcalde se ha referido a cómo ha influido la crisis sanitaria en el Ayuntamiento, admitiendo que, como en cualquier gobierno de cualquier color, ahora toca hacer frente a esta pandemia y sus consecuencias, una crisis que “lo ha cambiado todo, al menos a corto plazo” y ha reconocido que ha conllevado reorientar todas las acciones.

Casi 7 millones para el después del COVID

En este sentido, Rojo ha valorado el acuerdo “histórico” firmado con agentes sociales y el tercer sector por 6,7 millones de euros que se van a destinar “a combatir este maldito virus”, asegurando que en pocos días se materializará una primera línea de ayudas a empresas.

También se va a ayudar a las autónomos, a la hostelería, se han puesto en marcha planes de empleo y formación que darán una oportunidad a 215 personas y habrá ayudas para programas de acompañamiento a mayores, las tarjetas monederos para los colectivos vulnerables y el apoyo social que sea necesario, ha subrayado.

Nueva hoja de ruta

“Esta crisis no estaba prevista y lo cambia todo pero este equipo de Gobierno ha reorientando su hoja de ruta para dar una respuesta a este gran problema social y económico”, ha señalado, tras puntualizar que ello va a suponer que se destine un 12 por ciento más del presupuesto al área social y un cuatro por ciento más en planes de reactivación económica. Según el alcalde, los recursos movilizados representan el 9 por ciento del presupuesto municipal.

La Junta como aliada

Para terminar ha querido dejar claro que, al margen de la COVID-19, este año ha puesto fin al “interesado enfrentamiento” que había con la Junta de Comunidades y, en este aspecto, ha anunciado que en breve se pondrán en contacto con las distintas administraciones con las que hay en marcha proyectos para ver como va su desarrollo como ocurre con el del Campus.

“Somos el gobierno del diálogo, que apuesta por la diversidad, la cohesión social y la convivencia; un gobierno feminista y que aboga por la igualdad y la erradicación de la violencia de género”, ha concluido el regidor en una comparecencia abierta a la ciudadanía a través de las redes sociales en la que ha querido tener también unas palabras de recuerdo y solidaridad con las familias afectadas por esta crisis sanitaria.

Más información: