El presidente del Grupo Parlamentario Ciudadanos en las Cortes de Castilla-La Mancha, Alejandro Ruiz, ha resaltado que vivimos tiempos donde “desgraciadamente” la ética se ve sacudida por los acontecimientos de una pandemia mundial, y ha puesto de relieve el caso de los sanitarios, “van a tener que decidir por la falta de camas en las UCIs, qué enfermo puede sobrevivir y qué enfermo queda abocado a una muerte prácticamente segura. Han dejado a los profesionales sin margen de maniobra”.

En una entrevista realizada este domingo en el programa “El Pleno” de Radio Castilla-La Mancha, el presidente del Grupo Parlamentario Ciudadanos ha sido preguntado si tras el estado de Emergencia la labor política va a cambiar en su relación con el ciudadano y ha dicho que, “vivimos en un grandísimo país, con unas instituciones bien definidas y planteadas, sólo falta que funcionen bien con las personas que están en esas instituciones”. Por desgracia, “los partidos políticos mayoritarios hace tiempo que se convirtieron en agencias de colocación para los suyos, de ganar dinero e influencia. Sino cambiamos eso, nada cambiará”.

No obstante, Ruiz ha querido agradecer públicamente el gran cambio en el comportamiento de la ciudadanía, “no tiene nada que ver con los primeros días y las aglomeraciones para comprar ciertos productos de supermercado, pero quiero aprovechar la oportunidad y hacer un llamamiento para que nadie se relaje porque esto acaba de empezar. Veo diariamente como personas van cada día a comprar, y eso es ponernos en peligro a todos”.

El diputado guadalajareño ha indicado que “afortunadamente estamos demostrando que podemos vivir en un país teletrabajando, estando más tiempo con nuestras familias, reduciendo la contaminación notablemente y sin bajar la producción. Espero que empresas y administraciones sí que empiecen a tomar en serio otras maneras de trabajar”.

“Es de vital importancia que políticos encaucen toda la voluntariedad”

Preguntado por la gestión del COVID-19, Ruiz ha comentado que Ciudadanos Castilla-La Mancha lo sigue con tremenda preocupación, y en continuo contacto con responsables del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) y del Gobierno regional, “estamos preocupados ante la falta de previsión con el material, o la situación en las residencias de ancianos, donde se permitían visitas con la crisis encima. Veo positivamente como la gente está reaccionando, ofreciendo de todo demostrando que somos un gran pueblo, y me preocupa que el Gobierno no sepa encauzar esa voluntariedad y no esté a la altura de sus ciudadanos”.

Finalmente ha sido muy crítico con la situación actual y la venidera ya que, ha manifestado que “vemos a personas en puestos de alta responsabilidad, y no sólo en Castilla-La Mancha, que están ahí por tener un carnet de partido, sin más experiencia que llevar toda su vida detrás de unas siglas. Estas personas, que nunca han gestionado nada, van a evidenciar sus vergüenzas de la peor manera posible” y ha estimado de vital importancia “cerrar el flujo con Madrid, que nos está haciendo polvo, aumentar las medidas de cuarentena, y por supuesto comenzar con los test masivos a la población”.