5.2 C
Guadalajara
24 abril 2024
InicioViajes¿Alemania en febrero? Tienes al menos 4 motivos para ir...

¿Alemania en febrero? Tienes al menos 4 motivos para ir…

Cuatro propuestas, cuatro, a cual más original, para que cojas un avión y te plantes en Alemania este invierno. O incluso antes de que termine febrero.

-

Nuestro primer consejo es de aplicación para lo más duro del invierno y casi para cualquier momento del año. Sin duda, contra el frío, hay pocas cosas mejores que un buen baño termal. Y en esa materia, a un nombre en Alemania que ha traspado todas las fronteras: Baden-Baden.

Baden-Baden es una pequeña y glamorosa ciudad del sur de Alemania, está maravillosamente situada en el campo y ofrece a sus visitantes elegantes hoteles, magníficos espacios verdes y una amplia gama de programas de salud.

Desde la época de los romanos, las doce fuentes de agua termal han convencido por su fuerte poder curativo, ya que el agua que burbujea desde una profundidad de 2.000 metros contiene muchos oligoelementos y minerales como el litio y el magnesio.

Los huéspedes del balneario utilizan la valiosa agua para curar dolencias cardíacas, circulatorias, reumáticas y articulares, entre otras cosas, pero también las personas con trastornos metabólicos y enfermedades respiratorias se benefician de su poder curativo a largo plazo. Ya sea una clínica de salud, un spa o un hotel de bienestar, todas las instalaciones ofrecen una gran variedad de tratamientos exclusivos e individuales.

Baden-Baden forma parte de la Ruta Europea de Ciudades Termales Históricas, una red internacional de destinos turísticos sostenibles, todos ellos ricos en historia y patrimonio cultural, que utilizan sus aguas minerales termales para la salud y el bienestar.

En Berlín, la Berlinale

Nuestra segunda propuesta es para los más cinéfilos. Decenas de miles de visitantes acuden cada año al Festival Internacional de Cine de Berlin, uno de los más grandes de su clase.

Del 15 al 25 de febrero, las grandes estrellas internacionales del cine se reunen en la ciudad en un evento de gran importancia tanto para cineastas como para cinéfilos de todo el mundo.

La Berlinale no solo es un foco de creación y esparcimiento artístico, sino que ha ido evolucionando hasta convertirse en un lugar de intercambio cultural y en una plataforma para la crítica social a través del cine. Por tanto, este polifacético festival supone un motor de innovación y progreso que ningún amante del cine que se precie puede perderse.

Cálzate unos esquíes

Alemania en febrero también ofrece una gran diversidad de opciones para los viajeros más activos. A lo largo y ancho del territorio existen numerosas estaciones de esquí con nieve garantizada durante esta temporada y que facilitan la práctica de los deportes de invierno más populares.

En Oberhof, en el bosque de Turingia, se encuentra la zona de deportes de invierno más famosa del país. Aquí se pueden encontrar dos pistas de descenso alpino, la única sala de esquí de fondo fuera de Escandinavia y una extensa red de pistas de esquí de distintas dificultades. Además, hay una pista de trineo natural de dos kilómetros, que es especialmente popular entre las familias.

Ver las estrellas no muy lejos de Berlín

Y como colofón, levanta la vista hasta el cielo. En este mes los días son cada vez más largos a medida que se acerca la primavera. No obstante, las noches aun no ceden su dominio ocupando la mayor parte de las 24 horas del día.

Qué mejor manera de aprovechar esta oscuridad que yendo a disfrutar del cielo estrellado.

Gracias a las tempranas y largas noches del invierno, la cúpula celestial se vuelve accesible para todos los públicos ya que no es necesario trasnochar para alcanzarla. Alemania también ofrece excelentes lugares para los observadores de estrellas.

Entre otros, a unos 70 kilómetros de Berlín encontramos Westhavelland; entre Baviera, Hesse y Turingia está el Parque de las Estrellas de Rhön; o también, solo a 65 kilómetros de Colonia, se ubica el Parque Natural de Eifel.


Más información: