26.8 C
Guadalajara
14 julio 2024
InicioOpiniónÁNGELES CLEMENTE / Carta abierta al Ayuntamiento de Brihuega y pedanías sobre...

ÁNGELES CLEMENTE / Carta abierta al Ayuntamiento de Brihuega y pedanías sobre la solicitud de instalación de una planta de biogás

El modelo económico de Brihuega con sus pedanías no es otro que beneficiarse de los ingresos para sus propios intereses, hacer inversiones en su casco urbano y dar solo algunas migajas a sus pedanías para aparentar que se las quiere y se las valora.

-

Agradecemos al Ayuntamiento de Brihuega, a las pedanías y los ayuntamientos firmantes del comunicado contra la instalación de la planta de Biogás el respeto, la comprensión y la empatía que han mostrado con el pueblo de Romancos. Lo que hemos visto y oído, en las formas y en el fondo, es sin duda algo que nos costará olvidar.

Desde la Entidad Local de Romancos consideramos que ha llegado el momento de responder directamente a quienes suscribieron dicho comunicado, y de pedirles mas reflexión y menos visceralidad.

En primer lugar, malos servidores públicos seríamos y malos defensores de los intereses de nuestros pueblos si renunciasemos a más de un millón de euros en licencias, y a impuestos anuales de varios cientos de miles de euros si nos negaramos a la instalación de la planta sin analizar la propuesta, como han hecho algunos alcaldes de la comarca.

En segundo lugar, deciros que no hay que ser muy perspicaz para  saber de donde ha salido la campaña de agitación, y que es evidente que la intención de la convocatoria «espontánea» de una concentración a las puertas del Ayuntamiento de Brihuega el mismo día y a la misma hora en que iba a tener lugar la PRIMERA reunión informativa con la empresa no tenía otro objetivo que impedir, con coacciones y manipulaciones, la celebración de dicha reunión.

Pues bien, dejemos claro que la empresa sí quería mantener esa reunión, y que consideramos lo sucedido como un incumplimiento por parte del alcalde de Brihuega de lo acordado en nuestra última reunión. El acuerdo con él ya en octubre fue que tendríamos una reunión con la empresa en unas dos semanas, y tras sucesivos aplazamientos y enredos por su parte, el señor Alcalde cumplió su objetivo de no reunirse, pero faltó a la palabra dada. Y en esta vida hay que tener mucho cuidado, porque cuando la confianza se quiebra, después no podemos pretender que las cosas sigan como si no hubiera pasado nada.

Queremos destacar que la decisión unilateral del Ayuntamiento de Brihuega se ha hecho sin mantener siquiera esa reunión informativa con la empresa para informarse del proyecto, con informes internos cuya solidez técnica está por demostrar, y con un expediente montado a toda prisa en dos días, que ni siquiera el partido de la oposición ha podido revisar, y del que la Entidad Local de Romancos no ha tenido conocimiento hasta que se mencionó en el último pleno del ayuntamiento de Brihuega. Todo un ejemplo de como se deben tomar las decisiones en democracia, si señor.

Quede claro que desde Romancos consideramos que esta decisión y la forma en que Brihuega ha manejado este asunto son una falta de respeto hacia nuestra Entidad y hacia nuestro pueblo, además de un enorme error de gestión. Brihuega no puede arrogarse la defensa unilateral de lo que llaman «intereses generales», que en realidad son solo sus propios intereses,  sin informar, escuchar ni tener en cuenta las necesidades de los demás, y ni siquiera guardar las formas. ¿Quienes se han creído que son? ¿creen que los demás somos solo sus súbditos? Además, estamos ante un claro incumplimiento del Convenio firmado con la EATIM de Romancos que establece claramente la obligación de Brihuega de colaborar y apoyar las iniciativas de desarrollo de nuestra Entidad.

Pero vayamos al tema de fondo, que no es otro que el modelo de relación de Brihuega con sus pedanías y EATIMS. Un modelo altamente cuestionable, que no puede  ni debe continuar. Estamos ante una forma poco disimulada de despotismo ilustrado, de un mal disimulado  «todo para el pueblo, pero sin el pueblo» que no es de recibo a estas alturas del siglo XXI.

En las últimas décadas,  el presupuesto del Ayuntamiento de Brihuega ha engordado con millones de euros originados por el resto del territorio municipal, la situación o por las infraestructuras construidas en algunas de sus pedanías.

Los mas importantes que recordamos son:

1.- Los fondos relativos a la Central Nuclear de Trillo, recibidos porque Olmeda del Extremo esta situada dentro de su zona de influencia.

Una de las variables de los pagos anuales de ENRESA incluye el numero de habitantes empadronados en el municipio de Brihuega, es decir de Brihuega y todas sus pedanías y EATIMS. Además de esos ingresos anuales, Brihuega ha tenido acceso a otras ayudas indirectas relativas a la seguridad por posibles catástrofes, evacuación, etc. Algunos ejemplos de noticias aparecidas últimamente son que se ha licitado un vehículo 4X4, y que se recibieron 48M euros para reparar el ECD, un centro para refugio y limpieza nuclear situado en Brihuega.

2.- El almacén de gas de Yela, por el que Brihuega ha recibido ingentes cantidades de dinero por las licencias de construcción de la planta y el gaseoducto, además del Impuesto de Actividades Económicas. Según los presupuestos municipales solo el IAE de 2023 llega casi a 1.000.000 euros!!.

Es evidente que tanto la Central Nuclear de Trillo como el almacén de gas de Yela conllevan importantes riesgos, que están bien documentados en los planes de emergencias. Riesgos de escapes o catástrofes, transporte de mercancías peligrosas, riesgo sísmico o de explosiones, etc. Pero dichos riesgos no han supuesto ningún problema para que el Ayuntamiento de Brihuega ni tenemos noticias de que se tratase de impedir esas instalaciones. Bien al contrario.

Exigimos al Ayuntamiento de Brihuega que publique el importe exacto que ha recibido por la central de Trillo y del almacén de Yela en estos últimos años, detallando qué importe ha invertido en Yela y Olmeda del Extremo, y con cuanto dinero se ha quedado para inversiones en su propio pueblo. Creemos que esos datos nos llevarían a  una conclusión clara: el modelo económico de Brihuega con sus pedanías, que no es otro que beneficiarse de los ingresos para sus propios intereses, hacer inversiones en su casco urbano, y dar solo algunas migajas a sus pedanías para aparentar que se las quiere y se las valora.

Si se hicieran públicos esos datos, probablemente llegaríamos a la conclusión de que el éxito de Brihuega en estos últimos años no solo es el resultado de una buena gestión, que no negamos, si no que habría sido imposible sin la existencia de esos abundantes ingresos que Brihuega no habría recibido sin sus pedanías.

Frente a lo anterior, la instalación de una planta de Biogás, que fue anunciada por el Alcalde de Brihuega en su toma de posesión como una importante oportunidad cuando pensaba que los ingresos irían a sus arcas, fue rápidamente considerada inviable cuando se supo que una parte importante de las instalaciones irían a una parcela de la Entidad de Romancos que al ser EATIM tiene transferidas las Tasas e Impuestos municipales. Qué casualidad que el primer proyecto que supondría importantes ingresos a un pueblo del municipio distinto de Brihuega se haya abortado sin ni siquiera considerarse y sin ningún análisis técnico riguroso.

Ahora Brihuega considera que la planta de biogás iría en contra de su modelo de fomento del turismo y la lavanda, y dice que va a solicitar la declaración de una zona de especial protección del paisaje. La Entidad de Romancos nunca consentirá que se califique o proteja ni un solo metro de las 2.700 Hectáreas del término de Romancos sin ni siquiera informarnos, sin contar con nuestra opinión y sin tener en cuenta nuestras necesidades e intereses. No consentiremos que los intereses de Brihuega hipotequen para siempre cualquier oportunidad de desarrollo o futura instalación de empresas en nuestro término, y nos reservamos el derecho a reclamar por daños y perjuicios cualquier iniciativa en ese sentido y emprender las medidas legales que consideremos necesarias.

La campaña de intoxicación que estamos sufriendo desde hace semanas solo trata de acobardarnos, de amedrentarnos y de poner a todas las pedanías y pueblos en nuestra contra, basándose en manipulaciones y mentiras. La Entidad de Romancos ha evitado en todo momento entrar en esa dinámica, y solo hemos contestado cuando se nos ha agredido de la forma en que se nos ha tratado. Apelamos a la cordura de todos, especialmente de algún alcalde pedáneo que debería ser mas responsable, ya que las palabras y los insultos pueden dañar las relaciones entre nuestros pueblos para mucho tiempo.

Nosotros hemos solicitado que las decisiones se tomen basándose en información técnica rigurosa y objetiva, y por nuestra parte continuamos trabajando en esa línea.  En próximos comunicados informaremos sobre los principales aspectos que han sido objeto de manipulación y desinformación, como el tema del agua, y también sobre la visita que realizaremos en enero a una planta de Biogás que utiliza tecnología similar a la que se propone instalar aquí, visita abierta a quien quiera acompañarnos. Nosotros actuamos con la trasparencia que por parte de Brihuega se nos niega, por lo que tan solo tenéis que contactarnos y comentar.

Por último, insistir en que nuestro apoyo a la instalación de la planta en nuestro término está condicionada a la verificación previa y objetiva del impacto que pueda producir.

Ángeles Clemente
es alcaldesa de la EATIM de Romancos