Acceso a Hipercor.
(Foto: La Crónic@)

Decían que este lunes, 18 de enero de 2020, era el Blue Monday, el día más triste del año. Varios miles de personas se han quitado la melancolía, si es que la tenían, y nada más comer se han lanzado con sus bolsas hacia Ferial Plaza. El propósito de esta peregrinación no era otro sino enmendar los errores de los Reyes o de Papá Noel y devolver los regalos “erróneos” antes del cierre de “El Corte Inglés” o de las tiendas de las franquicias de moda.

Las prisas venían dadas, esencialmente, por las nuevas medidas adoptadas por el Gobierno de Castilla-La Mancha, que incluyen desde la medianoche de este lunes el cierre de los centros comerciales de la región hasta nueva orden. A esto se unía, además, el anunciado cierre definitivo de cuatro de las tiendas de Inditex en Ferial Plaza, incluida “Zara”. Curiosamente, la que más clientela tenía aguardando turno ante su puerta era “Stradivarius” que, según se ha anunciado, será la única superviviente en Guadalajara de la multinacional de Amancio Ortega.

A la espera de poder entrar en Zara, en Guadalajara, el 18 de enero de 2021. (Foto: La Crónic@)

Atascos en la calle, colas en el interior

Sea como fuere, lo cierto es que después de las cuatro de la tarde ya era complicado aparcar en el exterior del centro comercial. Una molestia menor, en todo caso, para los que ya se habían quedado atascados un buen rato en toda la longitud de la avenida de Eduardo Guitián, desde Cuatro Caminos hasta la glorieta de los Scouts. Como si no hubiera mañana… porque, para algunas cosas muy concretas, no se sabe cuándo lo habrá.

En el interior, la cola más previsible era la de “Zara”. Algo más de medio centenar de personas, bolsas en ristre, se arrimaban a la pared, guardando además algo parecido a la consabida distancia de seguridad.

Otro tanto ocurría en otras tiendas, aunque no en tan gran número.

Hasta el local de HM llegaba la cola para las devoluciones en Zara. (Foto: La Crónic@)

Los Reyes se equivocan

Por lo que se refiere a “El Corte Inglés”, no eran pocos los que rodeaban el mostrador de joyería… pero no para comprar, sino para devolver. Está visto que Melchor, Gaspar y Baltasar no se equivocan sólo con las tallas, sino también en los gustos de los familiares agasajados. 

Y como remate, la paciente hilera de clientes… para entrar en “Hipercor”. Dadas las limitaciones del aforo que estaban vigentes desde hace días en Guadalajara como localidad en Nivel 3, quien esperaban para acceder llegaban ya al pie de las escaleras rodantes de la planta baja.

El martes, que ya será otro día, Guadalajara estará confinada consigo misma, el Ferial Plaza no será lo que era este lunes y todos seguiremos esperando a que esta pesadilla con forma de virus termine de una vez. El Blue Monday tiene poco que hacer entre nosotros cuando desde marzo de 2020 tantos días han sido blues, aunque no fueran lunes.

Más información: