García-Page, durante su intervención de este lunes.
García-Page, durante una intervención en Fuensalida.

Salir de casa solo para trabajar, estudiar o comprar lo indispensable. Esa es la idea que domina en las nuevas medidas implantadas para toda Castilla-La Mancha “No tenemos más remedio, no hay alternativa, no tenemos otra opción”, ha reiterado este lunes desde Toledo el presidente de Castilla-La Mancha.

El toque de queda se adelanta a las 10 de la noche. Entra en vigor en la próxima medianoche esta medida, al igual que la más novedosa: no se podrá salir del propio municipio salvo para trabajar o estudiar. Eso es lo más esencial de las nuevas limitaciones que entran en vigor por espacio de 10 días en Castilla-La Mancha.

Se establece el cierre de hogares de jubilados; cierre de bares, restaurantes y resto de hostelería (salvo en los hospitales y en el interior de hoteles, empresas o colegios). Sí se permite el reparto a domicilio de comida, el conocido como take away.

No se podrá visitar a los ancianos en las residencias. Cines y teatros se cierran, algo que ya estaba en vigor en la ciudad de Guadalajara y en el resto de localidades que estaban bajo nivel 3. Lo mismo ocurre con los gimnasios y las bibliotecas.

Las actividades deportivas federadas pueden realizarse sin público; las visitas culturales se reducen a 6 personas como máximo. Los mercadillos se limitarán a un tercio del aforo. Se cierran parques y jardines a las 22.00 horas.

Acceso a Ferial Plaza, en Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Acceso a Ferial Plaza, en Guadalajara. (Foto: La Crónic@)

Cierre de los centros comerciales

Se cierran los centros comerciales, salvo el área de alimentación y para la venta de productos de primera necesidad. El cierre afecta a todos los comercios con una superficie mayor de 300 metros cuadrados.

Hay que limitar “la movilidad y el contacto”, aunque sea “incómodo e ingrato”, pero “es un problema de responsabilidad colectiva y de seguridad, de supervivencia del conjunto frente a los intereses particulares”, remachaba García-Page desde el atril antes de que su consejero de Sanidad detallara las restricciones que acabamos de relacionar.

“Hoy no podemos alegar ignorancia”

“No son las medidas más estrictas de España, pero sí más que las que teníamos hasta hoy”. Además, “hoy no podemos alegar ignorancia” sobre la forma de abordar la pandemia. “Una agonía lenta no es más rentable para nuestras empresas que unas medidas tomadas a tiempo”.

Page no ha dudado en atribuir la actual situación a la relajación durante la Navidad. “Son decisiones amargas” que afectan a derechos esenciales. “Cuando hemos aplicado estas medidas de manera local han sido muy efectivas”, aludiendo concretamente al área sanitaria de Manzanares, en la provincia de Ciudad Real. 

“Son medidas de eficacia probada”

“Hoy no tenemos más opción que tomar medidas”, aunque destaca que todas ellas están probadas, “no son al voleo”. Se toman, ha insistido, por tiempo indefinido, aunque se revisarán dentro de 10 días y con un despliegue especial de las distintas policías y de la Guardia Civil para hacerlas cumplir.

“No tenemos colapso sanitario pero estamos empezando a notar la presión, es preferible cortar ahora que lamentarlo después”. “No podemos comprometer nuestros hospitales ni nuestro sistema de rastreo”, ha insistido el presidente regional.

García-Page ha insistido en la necesidad de que las restricciones contra el coronavirus sean comunes para toda España.

Con Carlos Herrera

En conversación con Carlos Herrera a primera hora del lunes, el presidente de Castilla-La Mancha había avanzado que su Ejecutivo estudiaba, “tras hablar con varios interlocutores y técnicos”, anticipar el toque de queda a las 22.00 horas. “Está comprobado en las últimas semanas que ésta es una de las medidas más eficaces contra la pandemia, pues regula los hábitos a lo largo el día, hace que se recomponga la movilidad y pone además una pauta de posible seguimiento fácil para las policías locales y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”.

En todo caso, ha avanzado, Castilla-La Mancha no rebasaría ese límite de las 22.00 horas establecido por el Ejecutivo central para limitar la movilidad, aunque se ha mostrado partidario de modificar el decreto del estado de alarma que lo regula a efectos de trabajar con otros horarios.

“Me gustaría que fuera un acuerdo de carácter general para toda España”, ha defendido el titular del Ejecutivo castellanomanchego, que discrepa de la medida adoptada por el Gobierno de Castilla y León que ha adelantado dicho toque de queda a las 20.00 horas.

Más información: