Exterior del consultorio local de Valverde de los Arroyos, en mayo de 2021. (Foto: La Crónic@)
Exterior del consultorio local de Valverde de los Arroyos. (Foto: La Cró[email protected])

La Junta de Comunidades justificará ante el Gobierno central que el coste efectivo de prestación de servicios en la provincia de Guadalajara, distinguiendo entre la capital, el Corredor del Henares y el resto de la provincia varían sustancialmente entre las comarcas más o menos despobladas.

El coste de la prestación del servicio no es el mismo y, por ejemplo, la asistencia sanitaria en zonas despobladas de la provincia es el triple que en el Corredor del Henares o en la capital; mientras que el de la educación es un 50 por ciento superior en zonas despobladas que en la capital y el Corredor.

Sobre datos como esos, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha solicitado que el territorio sea tenido en cuenta «de forma estructural» en el sistema de financiación junto con la población ajustada que ya recoge la propuesta del Ejecutivo central y que se genere un fondo adicional para implementar medidas que permitan revertir el proceso de despoblación.

Así lo ha indicado este lunes en rueda de prensa el vicepresidente de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, quien ha comparecido junto al consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, tras la reunión que han mantenido con los partidos políticos con representación en las Cortes para explicarles esta postura del Ejecutivo regional.

Castilla-La Mancha recibió en diciembre un documento por parte del Ministerio de Hacienda sobre un aspecto del sistema de financiación relacionado con el cálculo de la población ajustada para determinar el coste de los servicios que tienen que prestar las comunidades autónomas.

Población y territorio, como criterios necesarios

«El planteamiento que hace el Ministerio es que haya una distribución de los recursos en función de la población ajustada y después unos elementos correctores como el territorio, la despoblación, la dispersión o la insularidad», ha argumentado el vicepresidente.

Es por ello por lo que ha indicado que Castilla-La Mancha considera que la superficie no tiene que ser solamente un elemento corrector sino estructural, y que los fondos, además de distribuirse en función de la población ajustada, tienen que hacerlo también teniendo en cuenta el territorio. «La combinación de ambos es la densidad y se acerca a la financiación del coste efectivo de los servicios».

A ello ha sumado que para corregir el problema de la despoblación, desde Castilla-La Mancha se solicita la generación de un fondo específico que se distribuya entre las comunidades autónomas adheridas al mismo.

Finalmente, ha señalado que en la propuesta que la Junta enviará al Ministerio también se hacen una serie de matizaciones al hecho de que contemple la dispersión pidiendo que se matice la magnitud empleada, a que se plantee un coste fijo en el sistema de financiación a regiones más despobladas pidiendo que sea independiente al número de población, y que las regiones pluriprovinciales tienen un coste adicional; o incorporar el criterio de las diferencias de renta.

Propuestas todas ellas que el vicepresidente regional ha señalado que se remitirán esta tarde-noche al Ministerio de Hacienda y que han sido explicadas a los grupos parlamentarios y agentes sociales para que incorporen aquellas matizaciones que consideren oportunas a este primer documento de contestación.

Mejor financiación autonómica

De forma paralela, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha destacado que su Gobierno ya tiene perfilada su propuesta para reivindicar ante el Gobierno de España un mejor trato de cara al nueva financiación autonómica, estrategia para la que ha pedido la suma de fuerzas de los partidos políticos de la región, el sector empresarial y los sindicatos.

En una comparecencia pública desde Alcázar de San Juan, ha indicado que desde la voluntad de consensuar la reivindicación, ya tiene estudiada «una alternativa» que será «ambiciosa» y que tiene su origen en «el marco parlamentario regional», radicado en los acuerdos adoptados por unanimidad con PP y Ciudadanos en las Cortes castellanomanchegas.

Aunque ha aseverado que a su Gobierno «no le falta fuerza para discutir con el Gobierno de España, sea del color que sea», considera que «es más que evidente que cuanto más unida esté la región en un modelo de financiación, más fácil será explicarlo y defenderlo».

«Invito a cámaras de comercio, empresarios, sindicatos y grupos políticos a que hagan un esfuerzo, el de separar el ruido de la música y que no empeñemos», ha abundado.

Más información: