Los trabajadores de la planta de Lyreco en Alovera están concentrándose durante las pausas del bocadillo y en el cambio de turno para hacer patente su rechazo a la decisión unilateral de la empresa de ‘externalizar’ a los cinco trabajadores de Mantenimiento.
 
La dirección de la empresa, una multinacional de raíz francesa dedicada a la comercialización de material de oficina, ha decidido "de manera unilateral y sorpresiva", según los trabajadore, deshacerse de estos cinco empleados y transferírselos a Eulen. Este mismo viernes ha comunicado su decisión a los afectados, que desde el domingo 1 de diciembre, cesarán en su relación laboral con Lyreco y serán subrogados (presuntamente) por Eulen.
 
“La gente está muy cabreada. La solidaridad con los afectados y el rechazo de la plantilla a esta decisión de la empresa es total, más del 90% se ha echado hoy a la calle a secundar las concentraciones improvisadas como reacción a la actuación de la dirección. Si hoy externalizan a los compañeros de mantenimiento, gente experimentada que sabe su oficio, ¿qué no harán mañana con el resto de las secciones?”, señala Antonio Heras, miembro del comité de empresa.
 
El comité ha convocado para este sábado a una Asamblea de Trabajadores (10.30 horas, en la Casa de la Cultura de Alovera) para decidir las medidas a adoptar para frenar “esta imposición de la dirección. No descartamos nada; de hecho, vamos a plantear ir a la huelga si la empresa no rectifica; esa es la propuesta que responde al sentir de la plantilla”.
 
En la actualidad, Lyreco cuenta en Alovera con unas 240 personas. Hace ahora justo un año, toda la plantilla secundó varias jornadas de huelga para exigir el fin de la flexibilidad y disponibilidad horaria absoluta y no retribuida.