Blanca Fernández, durante su rueda de prensa del 10 de marzo de 2021.
Blanca Fernández, durante su rueda de prensa del 10 de marzo de 2021.

El Gobierno de Castilla-La Mancha aún confiaba en la mañana del miércoles en que la Comunidad de Madrid se sume a la apuesta por la perimetración que están defendiendo diferentes regiones, incluida esta, de cara a la Semana Santa. El Ejecutivo de García-Page está convencido de que “merece la pena aguantar y ser hiperresponsables para tener una buena evolución epidemiológica”.

Así se ha pronunciado en rueda de prensa la portavoz del Ejecutivo autonómico, Blanca Fernández. Respondía de este modo al ser preguntada por la posición de la Comunidad Autónoma en la reunión que este miércoles celebrará el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS). En este encuentro se analizará el borrador propuesto por el Ministerio, que recoge cerrar perimetralmente entre el 17 y el 21 de marzo en aquellos territorios en los que sea festivo el día 19 de marzo por el puente de San José, y desde el 26 de marzo al 9 de abril, periodo de Semana Santa.

Con la vista puesta en el verano

Fernández ha recordado que la región defiende la perimetración de la región para Semana Santa como una medida “necesaria” teniendo en cuenta que hay comunidades como Madrid, que prefiere abrir en esas fechas, “con un altísimo nivel de incidencia en relación a las demás, con un importante número de habitantes y gran movilidad”.

Por ello, ha deseado que la región vecina se acabe sumando a la perimetración “en este momento en que se ve la luz al final del túnel y ya la población vulnerable está vacunada” y “en aras a ver si este verano pudiésemos recuperar parte de la libertad que todos queremos recuperar”.

Más información: